"Ramón te han matado a traición, en tu misma casa"

Pilar Muñoz
-

Una mujer grita presa de los nervios una hora después de que abatieran a un hombre tras al menos dos decenas de disparos en la barriada de La Esperanza, frente a la estación AVE de Ciudad Real

"Ramón te han matado a traición, en tu misma casa" - Foto: Fotos Rueda Villaverde

"Ramón que te han pillao, han venido a tu misma casa a matarte", grita una mujer presa de los nervios una hora después de que abatieran a tiros a un hombre en la calle Virgen de la Carrasca, en la barriada de La Esperanza de Ciudad Real, frente a la estación AVE.

El muerto es Ramón Torres, según ha podido saber La Tribuna. A estas horas aún siguen los investigadores de la Policía Judicial y de la Científica registrando casas, recogiendo indicios y buscando vainas, mientras otros compañeros de Seguridad Ciudadana están delante de la vivienda donde ha caído muerto Ramón tratando de calmar a familiares y vigilantes para que nadie se acerque. Otros están apostados en zonas próximas y adyacentes.

Hasta el lugar se ha desplazado el comisario jefe provincial, Alberto Camacho, quien ha examinado el escenario donde se han efectuado disparos hasta vaciar el cargador, produciéndose un tiroteo que ha sembrado el pánico entre las personas que se encontraban en las inmediaciones de la estación AVE y los bloques de viviendas próximos a la barriada. 

- Foto: Fotos Rueda VillaverdeLos tiros han acabado con la vida de Ramón Torres,, han confirmado a La Tribuna fuentes solventes. También ha resultado herido otro hombre, en principio de carácter leve. Ha sido trasladado al Hospital General de Ciudad Real, donde se han congregado familiares y amigos.

Más alterados estaban en la barriada, donde cayó muerto Ramón. Poco después la Policía Local detenía en la carretera de Carrión a un hombre que iba en un coche con dos pistolas y munición. 

"Han venido a su casa a matarlo. Estaban preparados", grita una mujer después de que otra la emprendiera a golpes contra un Mercedes estacionado cerca, que se  ha llevado la grúa municipal para una inspección ocular. "No va a quedar ninguno, ni un perro va a quedar", amenazan desde su vivienda. En la calle sólo hay policías, pero son muchos los ojos que radiografían todos los movimientos. Detrás de cada ventana hay alguien que no pierde detalle.

Más fotos:

- Foto: Fotos Rueda Villaverde
- Foto: Fotos Rueda Villaverde