La renovación más emotiva

Eduardo Gómez
-

Nando Copete admite continuar en el Villarrubia por el cariño que ha recibido y por detalles como el que tuvo con él el vicepresidente Caminero

Nando Copete celebra un gol ante el Alcobendas. - Foto: Benito Ordóñez

La renovación de Fernando Copete Vallina ‘Nando Copete’ (9-4-1992. Almendralejo) era una de las prioridades del Villarrubia para afrontar su debut en Segunda División B. El ariete fue uno de los héroes del ascenso del conjunto entrenado por Javi Sánchez, marcando 15 tantos en liga regular y cuatro más en la fase de ascenso, todos ellos en los tres desplazamientos ante el Coria, Bergantiños y Alcobendas. «Desde el primer día tanto mi familia como yo nos hemos sentido muy queridos y eso ha sido clave para aceptar la renovación», asegura el extremeño.
 «Tenía ofertas más golosas económicamente pero prefiero seguir en el Villarrubia por el cariño que me han mostrado siempre tanto la afición como la gente del club», argumentó el futbolista, que ya militó en Segunda B formando parte de la plantilla del filial del Getafe.
Y en este contexto, el jugador del Villarrubia relata una historia que confiesa también ha sido determinante para continuar en el cuadro manchego: «El vicepresidente Caminero hizo una apuesta conmigo que debía cumplir si marcaba en el play off y conseguíamos subir». Copete y sus compañeros cumplieron su parte y el directivo del Villarrubia tuvo un gesto con Nando Copete que no olvidará jamás: «Estuve tres días temblando», se sincera. «Mi padre falleció hace dos años y está enterrado en Almendralejo. Pues después del ascenso Caminero viajó desde Villarrubia para depositar en su tumba un centro de flores y una placa en la que me dedica unas palabras muy emotivas. Para mí fue algo impresionante, son detalles que te marcan», recuerda.
Placa que Caminero depositó en la tumba del padre de Nando Copete tras el ascenso.Placa que Caminero depositó en la tumba del padre de Nando Copete tras el ascenso. - Foto: LTNando Copete llegó el pasado verano al Villarrubia procedente del Guadalajara y en su trayectoria también ha militado en conjuntos como Jaén, Cacereño, Badajoz, Getafe B, Extremadura, Numancia B y categorías inferiores del Rayo Vallecano.
CAMBIAR EL CHIP. Actualmente de vacaciones, el delantero comienza a pensar ya en la primera campaña de la entidad en Segunda B. «Nos hemos ganado jugar en esta categoría y hay que cambiar el chip. Vamos a poder jugar ante clubes con mucha historia, en estadios que son impresionantes, así que debemos estar preparados para competir y conseguir el objetivo de la permanencia».
Tras anotar 19 goles en la campaña recién concluida, no se marca una cifra, «lo que venga bueno será, no soy egoísta en ese sentido», aclara y lamenta que ocho jugadores, hasta el momento, no vayan a seguir en el equipo «porque todos merecíamos seguir, pero el fútbol es así, aunque son muy buena gente y grandes futbolistas y seguro que encuentran pronto un destino».