Aguas reduce en un 61% las averías espontáneas en 2018

D. R.
-

La empresa mixta ha conseguido ahorrar en los dos últimos años más de 687.000 metros cúbicos de agua, pasando de suministrar 5,1 millones en 2016 a 4,4 en 2018.

MicroCorr Touch, uno de los equipos con los que cuenta Aguas de Puertollano para la localización y búsqueda de fugas. - Foto: LT

La empresa mixta Aguas de Puertollano logró reducir el pasado año el número de averías espontáneas que se producen en la ciudad en un 61 por ciento con respecto a 2016. Además, y gracias a los equipos de prelocalización de fugas y a medidas como el control de presiones en red, la compañía -participada en un 51 por ciento por el Ayuntaimiento y en un 49 por ciento por la mercantil Aquona- consiguió localizar en 2018 un 55 por ciento más de fugas que en 2016.
Tal y como explicaron desde la empresa mixta a este diario, estos datos se producen gracias al Plan Estratégico de Búsqueda de Fugas que se puso en marcha a raíz de la adquisición en el año 2015 de nuevos y modernos equipos de prelocalización y búsqueda de fugas. El plan, basado en la optimización de recursos humanos y materiales, contempla un intenso programa de planificación de trabajos, sectorización y control de presiones en red, y búsqueda de fugas. De este modo, se han reducido las fugas que se producían de manera espontánea y, demás, se ha aumentado la capacidad de localizar fugas ocultas.
Entre los nuevos equipos de prelocalización y búsqueda de fugas de que dispone Aguas de Puertollano destaca el XMIC, que se trata de un geófono digital, con una pantalla gráfica LCD de fácil lectura e interpretación, que permite, con precisión y confianza, marcar el punto exacto de la fuga. Cuenta con una acústica superior, un control avanzado de filtros y la pantalla LCD con representación gráfica del ruido, innovaciones que permiten posicionar las fugas con mayor exactitud y confianza.
También se dispone de MicroCorr Touch, siendo éste un sistema de localización de fugas que emplea un sensor de gran calidad, una gran pantalla táctil a todo color, filtros de ruido integrados y software de análisis y gestión para realizar cálculos de presión mediante técnicas de correlación cruzada. A través de este sistema, se puede encontrar la ubicación exacta de una fuga en una tubería. Los sensores acústicos son altamente sensibles, y una vez colocados en la tubería, permiten escuchar el sonido producido por la fuga.
Los datos se transmiten de forma inalámbrica a las ‘estaciones base’ que procesan la información para identificar el sonido. A estos datos se les aplican unos algoritmos matemáticos que determinan la posición de fuga. El MicroCorr Touch incluye un sensor de nuevo desarrollo diseñado para ser por lo menos dos veces más sensible que cualquier otro sensor disponible en el mercado. Esto le permite un buen rendimiento incluso en condiciones difíciles, como en tubos plásticos de gran diámetro.


Consumo de agua. En otro orden de cosas, la empresa mixta Aguas de Puertollano, con la colaboración de la ciudadanía, ha conseguido ahorrar en los dos últimos años más de 687.000 metros cúbicos de agua, lo que equivale a llenar 305 piscinas olímpicas. En 2018, la compañía suministró 4.453.814 metros cúbicos de agua frente a los 5.140.861 de 2016, si bien también se ha perdido población. Desde la empresa gestora del Ciclo del Agua, se sigue insistiendo en la necesidad de «concienciar sobre el ahorro de agua y por una política de eficiencia en la gestión y optimización de los recursos».
Por otro lado, el «esfuerzo humano y económico» que se ha realizado en los últimos tres años en Puertollano, ha dado como resultado la renovación de más del 15 por ciento del parque de contadores que existe en la ciudad industrial. En este sentido, desde la empresa que gestiona el servicio público de abastecimiento y depuración del agua se han cambiado 4.268 contadores del total del parque de contadores, el cual asciende a 27.900.
A estas cifras habría que añadir la «especial atención y cuidado» que desde Aguas de Puertollano se tiene con la calidad del agua que sale de los grifos de la ciudad. Las cerca de 1.500 analíticas realizadas a lo largo del pasado año de 2018, «una cifra muy superior a las exigidas por ley», garantizan que el agua de Puertollano «es segura», como destacan desde la sociedad mixta.