Un empate para la historia

Manuel Espadas
-
Thiago dispara ante Álex. - Foto: Tomás Fernández de Moya

Un gol de Chino a nueve segundos del final le otorga un punto de oro al Viña Albali Valdepeñas ante ElPozo, uno de los grandes de la competición (3-3)

Las aspiraciones de mantener la categoría del Viña Albali Valdepeñas han quedado reforzadas hoy en el Virgen de la Cabeza, donde el potencial de ElPozo quedaba anulado por el conjunto valdepeñero, que en una demostración de carácter y fe hasta el final, arañaba un valioso punto ante uno de los grandes de la LNFS, colíder hasta hoy, al que ‘robaba’ un histórico empate gracias a un gol de Chino a falta de nueve segundos para el final.

 

Con las importantes ausencias por bando de los locales Mendiola y Juanan y el internacional Miguelín por los visitantes, el duelo entre Valdepeñas y ElPozo arrancada de un modo vertiginoso, con dos equipos dejándose la piel en la pista, presionando arriba e intentándose quitar el dominio al que le intentaba someter el rival apretando puños, moviendo piernas y apelando al carácter. Los murcianos, en su condición de colíderes, agarraron el báculo desde el saque inicial, sometiendo a los valdepeñeros a una presión de la que le resultaba muy difícil salir. En este inicio de batalla Coro se tuvo que emplear a fondo para mantener a raya las acometidas de Xuxa, Pito y Matteus, pero con el paso de los minutos fueron los azulones los que demostraron que no estaban dispuestos a claudicar de un modo tan sencillo ante otro de los ‘cocos’ de la LNFS. Las amplias derrotas contra el Inter o el Barça no tenían por qué repetirse esta vez. En una reacción de personalidad y de rabia, los de Ramos daban tres coletazos que a punto estuvieron de subir al marcador; Dani Santos, José Mario y Lluc ponían en serios apuros al gigantón Fede, que resolvía con sobriedad estos buenos minutos locales.

Pero cuando el Virgen de la Cabeza estaba en plena ebullición, disfrutando de un frenético partido de ida y vuelta, llegaba la acción que congelaba, momentáneamente, el ‘infierno de La Mancha’; Darío raseaba el balón hacia la banda derecha y allí aparecía Fer Drasler para disparar y sorprender desde lejos a Coro al primer palo, haciendo el primer tanto de la tarde (minuto 8). Minutos después el autor del gol charcutero tenía que retirarse al banquillo con problemas en su hombro izquierdo.

Ese 0-1 dejaba tocado a un Viña Albali Valdepeñas que necesitó de unos minutos para volver a agarrarse a la pista. Tras las intentonas de Andresito y Matteus, que hacía tambalear el larguero de Coro con un buen zapatazo, los locales le volvían a coger el pulso al envite, mereciéndose incluso el empate con un peligroso punterazo de Manu García o un buen disparo de José Mario, ambos desviados con seguridad por Fede. Pero la primera parte no dio para más. Quedándose todo en el aire para los segundos 20 minutos de juego. ElPozo no había parecido tan inalcanzable, ni mucho menos.

El segundo acto comenzaba del mejor modo posible. Manu García se comía desmelenado la banda derecha y soltaba un derechazo que se colaba como una exhalación por el ángulo largo del hasta ese momento imbatible Fede. El gol del empate le metía grados y decibelios a un Virgen de la Cabeza que cada vez creía más en su primera gran tarde de gloria: “¡Sí se puede!”. Y más cuando Dani Santos, hasta en dos ocasiones, rozaba el segundo gol local, aunque en ambas Fede abortaba el peligro.

Pero, como calco a lo acontecido en la primera mitad, el frenético ritmo de partido se enfriaba con el gol de Darío, que en jugada personal superaba a Coro y hacía el 1-2 a puerta vacía.

Aunque el Viña Albali no bajó los brazos, no podía impedir que ElPozo tomara el mando de las operaciones, marcando el ritmo de lo que sucedía sobre la pista azul. Coro, con buenas intervenciones, mantenía a los suyos en el partido, a la espera de que alguno de sus compañeros ‘cazara’ alguna buena oportunidad, como la de Chino frente al infranqueable Fede.

Pero a la media hora de juego un error de uno de los mejores del partido, Manu García, facilitaba que el balón le llegara al brasileño Pito para que éste fusilara a Coro haciendo el doloroso por inmerecido en ese instante 1-3.

El partido se había complicado de verdad, pero el Viña Albali lo seguía intentando, sobre todo cuando a falta de cinco minutos ElPozo agotaba su cupo de faltas. José Mario, extramotivado ante su exequipo, acercaba el milagro con el segundo gol manchego a cuatro minutos del final. El pabellón era ya una olla a presión, incandescente cada vez que la pareja arbitral ‘evitaba’ castigar con la sexta falta a los murcianos. La marea azulona creía cada vez más y cantaba a pulmón lleno. Su equipo, por fin, estaba dando la cara ante uno de los grandes. Había razones para mantener la esperanza. David Ramos ordenaba el juego de cinco a falta de un minuto para la esperanza. Pudo empatar Dani Santos si no llega a ser porque Andresito ponía su pie entre el balón y la línea de gol, y cuando parecía que el milagro se esfumaba al ritmo del segundero del marcador, Chino, a la segunda, empalaba con su pierna izquierda un disparo que significaba un empate para la historia en la élite del Viña Albali Valdepeñas; un punto que puede tener su peso en oro al final de la competición.