Un hogar como punto de apoyo

M. L. / LT
-
Inaguración de la casa de Acogida de San Vicente de Paúl - Foto: /Fotos Tomás Fernández

La Sociedad San Vicente de Paúl inauguró ayer la nueva casa de acogida temporal para las embarazadas que lo requieran

La Sociedad San Vicente de Paúl de Ciudad Real ha visto hecho realidad uno de sus sueños: la puesta en marcha de una casa de acogida para mujeres embarazadas con problemas económicos, un lugar al que pueden acudir aquellas mujeres que tengan dudas sobre la maternidad debido a la falta de recursos y que tendrán en esta casa un espacio en el que «reflexionar» y en el que encontrarán el apoyo de una cuidadora durante el tiempo que deseen permanecer o, si lo prefieren, a lo largo de todo el embarazo.
«Ya es triste que aborte y mucho más triste que aborte porque no tiene qué darle de comer a su hijo o ella no tiene para comer», afirmó Arturo Prieto, presidente de la Sociedad San Vicente de Paúl en Ciudad Real y quien subrayó que esta confederación en «pionera» en la puesta en marcha de una casa de acogida para la prestación de este servicio. La casa, que fue inaugurada ayer, tiene capacidad para tres mujeres y una auxiliar y es uno de los proyectos por los que ha estado luchando la sociedad. «Por fin ya la tenemos, después de ocho años», explicó la secretaria de San Vicente de Paúl, Carmen Brasó, quien recordó que informan acerca de las ayudas que pueden ofrecer a las mujeres y que a las que ahora se suma esta nueva casa.   
El piso ha sido cedido por el Ayuntamiento de Ciudad Real y la propia alcaldesa, Rosa Romero, acudió ayer a la presentación y bendición de esta residencia temporal de madres gestantes. Es una vivienda de promoción pública de la Junta de Comunidades, situada en el barrio de la Granja, que el Consistorio ha facilitado a la sociedad tras  una solicitud de ésta a Servicios Sociales para el desarrollo del Programa de Apoyo a la Mujer Embarazada de Ciudad Real.
 

(Más información en la edición impresa)