El campo recurrirá a trabajadores extranjeros

I.Ballestero
-
El campo recurrirá a trabajadores extranjeros - Foto: RUEDA VILLAVERDE

Cerca de la mitad de las altas del Sistema Agrario en la vendimia fueron extranjeras. Durante la crisis el 75% de la mano de obra era de origen nacional. Asaja pedirá que los planes de empleo no coincidan con las grandes campañas

La agricultura, uno de los sectores productivos de mayor impulso en la provincia de Ciudad Real, no encuentra mano de obra. De la misma forma que la recesión devolvió al campo ciudadrealeño la mano de obra nacional, buena parte de ella llegada de actividades como la construcción, que fue la que más duramente se vio golpeada por la pasada crisis, la recuperación ha alejado a aquellos trabajadores que encontraban en las grandes campañas y en la actividad diaria de la agricultura una alternativa al desempleo, hasta el punto de que las organizaciones agrarias miran de nuevo a los contingentes extranjeros, trabajadores que se traían de otros países para las grandes recogidas. Sin ir más lejos, este año ya el 42 por ciento de las altas a la Seguridad Social en el Sistema Especial Agrario, que se activa de manera habitual con la llegada de la vendimia, fueron de trabajadores extranjeros, cuando hace un lustro, en una campaña con excedentes y de características similares, la de 2013, más del 75 por ciento de los trabajadores que la vendimia ‘llamó a filas’ fueron nacionales.
«Estamos teniendo serias dificultades para encontrar mano de obra y vamos a plantear de nuevo la necesidad de recurrir a contingentes de trabajadores extranjeros para abastecer de trabajadores al campo, porque hoy día es muy difícil encontrar mano de obra», aseguró a este diario Florencio Rodríguez, secretario general de Asaja en la provincia de Ciudad Real. No se trata de un problema puntual que el campo afronte últimamente en las épocas de mayor actividad, con la llegada de las grandes campañas como la vendimia o la aceituna, que se desarrolla en estas semanas, sino que también afecta a la actividad rutinaria. En la comarca de La Mancha hay agricultores que están teniendo serios problemas para encontrar mano de obra para hacer frente a las labores de poda, por ejemplo.
La vendimia, la campaña agrícola que más efecto tiene sobre los datos de empleo en la provincia de Ciudad Real, supone un buen motón de muestra para evaluar la vuelta de la mano de obra extranjera al campo. Se puede hacer, además, a partir de dos campañas casi gemelas, la de 2013 y la del pasado 2018, con producciones elevadas y excedentes por encima de las previsiones de productores y cooperativas. En el mes de septiembre de 2018 hubo 5.589 nuevas altas en el Sistema Especial Agrario de la Seguridad Social, y 2.361 fueron de trabajadores extranjeros. Más del 42 por ciento. Cerca de la mitad. Cinco años atrás, en el año 2013, la llegada de la vendimia generalizada se tradujo en 9.254 nuevas altas en el Sistema Especial Agrario de la Seguridad Social en el mes de septiembre, y sólo 2.196 de ellas fueron de trabajadores extranjeros, apenas el 23,73 por ciento. De esta forma, de la misma manera que la mecanización de la vendimia ha ido reduciendo las necesidades de empleo con la llegada de la campaña, y lo que antes eran cerca de 10.000 altas a la Seguridad Social ahora suponen alrededor de la mitad, la recuperación ha cambiado el perfil del trabajador en la vendimia, que en el último año ya tenía un marcado acento extranjero. 
No se trata de una circunstancia puntual sino de una tendencia. Trayectoria que, eso sí, se acentuó el pasado año. En los años 2012 y 2013, según las cifras de la Seguridad Social analizadas por este diario, la presencia de trabajadores extranjeros en la nueva afiliación derivada de la vendimia rondaba el 23-24 por ciento, y en los dos años siguientes, pese al descenso de la mano de obra necesaria para la recolecta, se mantuvo estable en el 27 por ciento. Fue la recuperación, a partir de 2016, la que empezó a elevar este porcentaje, que ese año fue del 30 por ciento y creció un poco más en 2017, hasta el 31,5 por ciento. El pasado año esa tendencia se acentuó hasta superar el 42,2 por ciento en medio de un déficit de mano de obra para el campo que las organizaciones agrarias ya están intentando paliar.
asaja y sindicatos. La organización agraria de jóvenes agricultores ya reconoce abiertamente la existencia de este problema y apunta a dos posibles soluciones. Una, la ya conocida por el sector no hace tanto tiempo, que es el recurso de los contingentes de trabajadores extranjeros que acudían cada año en épocas señaladas a la provincia para participar en las grandes campañas. «Es un recurso que vamos a tener que volver a utilizar, porque estamos teniendo muchos problemas para encontrar mano de obra», aseguró Florencio Rodríguez. La otra, tratar de conjugar épocas como la vendimia o la aceituna con otras fórmulas para la recuperación del empleo, pero hacerlo de manera escalonada en el calendario. «Vamos a pedir a las administraciones públicas que los planes de empleo no coincidan en el tiempo con las grandes campañas», explicó Rodríguez.
Desde la óptica sindical, José Manuel Muñoz, secretario provincial de CCOO, cree que la solución está mucho más cercana. «El campo es un sector de salarios bajos y está en la mano de los empresarios mejorar esas condiciones», afirmó. «Con una subida de salarios y garantizando que todo el mundo cobre el salario mínimo el empleo sería mucho más atractivo», finalizó.