Una aventura corta pero dulce

Alemoy
-

El entrenador del Yugo Socuéllamos se queda con buenas sensaciones pese a su eliminación copera a manos del Zaragoza

Manolo Martínez, durante el partido contra el Real Zaragoza. - Foto: Pablo Lorente

Socuéllamos vivió el martes una noche muy especial. El equipo de Manolo Martínez no pudo sorprender al histórico Real Zaragoza (0-1), pero se despedía de su sueño de la Copa del Rey con la cabeza muy alta y orgulloso de la imagen exhibida ante los de Víctor Fernández. Un gol de Papu en la primera parte decantaba un partido que tras el descanso dominaron los locales, aunque sin la fortuna de encontrar el tanto que hubiera significado la prórroga. 
Manolo Martínez, entrenador de Yugo, tuvo palabras de elogio para sus jugadores, a los que «no se les puede pedir más», por lo que se iba del Paquito Giménez «contento, a pesar de la derrota».
«El partido estaba abierto después de controlar el ímpetu inicial del Zaragoza, esperando nuestro momento. En la segunda parte hicimos 15 minutos muy buenos. El equipo se vació y supo responder para que esta afición se marchara orgullosa», analizaba Martínez, que lamentaba que a los suyos les faltara «un poco» para lograr el empate, notando quizás que había jugado un duro compromiso liguero en Cuenca sólo 48 horas antes. Además, le hubiera gustado repartir más los minutos con sus jugadores, que se merecían ese premio.
Víctor fernández. Por su parte, el entrenador del Real Zaragoza elogiaba al Yugo Socuéllamos, al que calificaba como «un equipo serio, fuerte, bien organizado e incómodo para el rival, y seguro que luchará por ser campeón y por subir». Por ello, aplaudía que su equipo mostrara durante el partido «rigor, seriedad y concentración, porque el rival y el campo lo exigían».