David García, una estrella del motociclismo en ciernes

Manuel Espadas
-

El joven piloto de Argamasilla, de tan sólo 13 años, se proclama campeón de España de Moto5 y ya figura en la agenda de las mejores escuderías españolas

David García, durante su última carrera en el circuito zaragozano de Zuera. - Foto: Foto cedida por AMG Racing

La provincia de Ciudad Real puede presumir de tener a uno de los diamantes en bruto del motociclismo español. David García Almansa, de tan solo 13 años y natural de Argamasilla de Calatrava, se ha proclamado campeón de España de Moto5, categoría de iniciación de la que han salido los mejores pilotos del país. A falta de la última prueba (dos carreras) del calendario, a celebrar en el circuito toledano de Recas a mediados de septiembre, este  talento sobre ruedas ya tiene asegurado el primer puesto gracias a los buenos resultados obtenidos en las tres citas anteriores de Campillos (Málaga), Cheste (Valencia) y Zuera (Zaragoza).
Pero David García no se conforma y quiere acabar la temporada ganando las dos carreras de Recas y haciendo doblete con el título de la Hawker Cup, otra competición para pilotos en ciernes, en cuya clasificación ocupa la tercera plaza, aún con seis pruebas (12 carreras) por disputar.
Fernando García es su padre, además de preparador, mecánico y principal patrocinador. Propietario del taller que da nombre al equipo de su hijo, AMG Racing, no esconde su enorme orgullo por lo conseguido esta temporada, y anuncia el salto de categoría (a Moto4 o a Moto3) la próxima campaña, eso sí, siempre que la economía se lo permita. Porque detrás de este título nacional se esconde un duro año de entrenamientos, viajes y, ante todo, de esfuerzo económico. Los 10.000 euros (sin contar con la moto) que la familia de David García ha puesto de su bolsillo para participar en Moto5 parecerán calderilla comparados con los 50.000/60.000 euros de presupuesto que podría acarrear dar el salto a una categoría con más pruebas y motos más sofisticadas. Y es que, en el mundo del motociclismo, el piloto, además de aportar su destreza y calidad, debe llevar debajo del brazo una importante suma de dinero para poder optar a una moto de uno de los equipos punteros.
Y ésta es la esperanza de Fernando García: «Sé que ofertas no le van a faltar a David después de cómo lo ha hecho este año, pero no nos conformaremos con cualquier equipo». El problema será el dinero, por lo que su padre hace un llamamiento para que alguna empresa o particular apueste por David para que su meteórica carrera en el motociclismo no se vea interrumpida. «Él esta muy ilusionado, pero le hemos hecho saber que esto en cualquier momento de puede terminar», dice con resignación, aunque mirando con optimismo un futuro que se presenta más que prometedor. David García acelera a fondo y pilota a toda velocidad hacia la élite del motociclismo español.