Ingresa en prisión el prófugo Francisco Amaya

LT
-

La Guardia Civil detuvo anoche al hombre que estaba huido desde hace más de dos meses y sobre el que pesa una condena de 23 años por violación. Tras su detención ingresó en la cárcel de Herrera de La Mancha

Atrapan al prófugo Francisco Amaya - Foto: LT

Tras estar en búsqueda y captura desde el pasado mes de abril, el prófugo Francisco Amaya fue detenido anoche en un barrio de Daimiel tras un amplio despliegue policial en el que intervinieron más de 200 efectivos de grupos especializados (GRS y Usecic), brigadas de seguridad ciudadana de Daimiel y Ciudad Real y equipos de investigación. Tras su detención, ingresó directamente en la cárcel de Herrera de La Mancha, en Manzanares, al estar ya condenado y no tener que pasar a disposición judicial, como así informaron a este medio fuentes de la Guardia Civil.  
El detenido, de 26 años, logró huir de la Policía el pasado mes de abril tras unas persecución que se inició en la capital tras burlar un control en el que se le requirió su identificación. En la persecución embistió a dos vehículos policiales. pero afortunadamente solo hubo que lamentar daños materiales. Agentes de la Policía Nacional, Guardia Civil y Policía Local acordonaron entonces la zona y montaron un gran dispositivo policial, pero F. A.A huyó y desde entonces estaba en búsqueda y captura. Pero este viernes no pudo escaparse del amplio despliegue y fue detenido en la localidad, donde al parecer permanecía atrincherado en una vivienda familiar, ubicada por el barrio de la calle Ciudad Real. Este viernes, y una vez más, «las medidas fueron máximas al haberse fugado ya en varias ocasiones»,  comentaron las mismas fuentes.  
Amaya fue capturado por la Guardia Civil en Daimiel, de donde huyó el 2 de abril tras eludir un amplio dispositivo policial. Fue juzgado en mayo de 2018 y condenado a 23 años de cárcel por violación, maltrato y contra la integridad moral de una menor. Cuando fue juzgado estaba en prisión por otros delitos y había salido de la cárcel en septiembre. Ahora, y tras un amplio despliegue y trabajo por parte de los agentes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, cumplirá condena en la cárcel.