Admiten el cambio de convenio de Tierra de Calatrava

Ana Pobes/Efe
-

El juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 y de lo Mercantil de Ciudad Real ha dictado un auto en el que se acuerda admitir a trámite la solicitud y propuesta de modificación de convenio en el procedimiento concursal Tierra de Calatrava

Admiten la moratoria de Tierra de Calatrava - Foto: TOMÁS FERNÁNDEZ DE MOYA

El juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 y de lo Mercantil de Ciudad Real ha dictado un auto en el que se acuerda admitir a trámite la solicitud y propuesta de modificación de convenio en el procedimiento concursal Tierra de Calatrava de Miguelturra, para el pago de los acreedores. Según el auto dictado por el juez Carmelo Ordónez, se ha admitido a trámite la nueva propuesta de convenio presentada por la concursada y en consecuencia se da traslado de la misma a la Administración Concursal, para que en el plazo de cinco días pueda emitir escrito de evaluación sobre la propuesta de convenio presentada y en su caso plan de viabilidad.
Asimismo, el juez ha decidido convocar una nueva junta de acreedores para el próximo día 7 de noviembre , en la que se someterá a la deliberación y resolución de la Junta la propuesta de convenio presentada, que prevé una moratoria en el plazo de las deudas que mantiene con los acreedores. El juez, en su auto, también establece poner en conocimiento de los acreedores que aquellos que lo deseen pueden adherirse a la propuesta de convenio en los términos previstos en la Ley Concursal.
Cabe recordar que la Cooperativa Tierra de Calatrava había presentado el pasado mes de octubre una moratoria de seis meses en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Ciudad Real para poder abonar el pago de 2018 a los casi 1.400 acreedores que no se adhirieron a la propuesta de la cooperativa y Banco Santander, o que, directamente, votaron en contra. El objetivo era buscar la financiación de la cantidad necesaria para poder hacer frente al tercer pago, que según estipulado en el convenio, debería haberse realizado el pasado mes de diciembre.
La falta de liquidez necesaria es lo que ha impedido a la cooperativa miguelturreña a hacer frente a este desembolso que desde Tierra de Calatrava confían en poder realizar. Y con ese objetivo trabaja tanto su gerente, Emilio Ruiz, como todo el consejo rector, quienes buscan diferentes líneas de financiación para poder pagar a los acreedores que no se adhirieron al convenio y evitar así la liquidación de la cooperativa. Líneas que pasan por la venta de activos como el local de la calle Real, ubicado en el municipio de Miguelturra, y antigua sede de la cooperativa, y la posibilidad de hipotecar los bienes (libres de cargas).    
De no poder hacer frente al pago y llegar a una liquidación de la cooperativa, esto no solo conllevaría a su desaparición sino que los acreedores que llevan más de diez años a la espera de cobrar sus créditos demoren aún más su cobro por la «idiosincrasia de la Ley Concursal» como así lamentó el gerente, Emilio Ruiz, en una de sus declaraciones realizadas a La Tribuna.  
desde 2009 en concurso. La cooperativa de Miguelturra Tierra de Calatrava presentó concurso de acreedores tras detectar anomalías en su sección de crédito. Deformidades que provocaron que la entidad colaboradora (Banco Santander) suspendiera temporalmente sus operaciones con la imposibilidad de atender puntualmente los compromisos asumidos frente a socios y acreedores en general, por lo que el Consejo Rector llevó a cabo una urgente investigación y análisis con el fin de conocer el origen y alcance exacto de la situación. Desde el año 2009 en concurso de acreedores, el fin de este proceso para Tierra de Calatrava se produjo cinco años más tarde, en 2014, después de que el convenio presentado por la sociedad y Banco Santander consiguiera la adhesión de 170 acreedores, entre ellos la propia entidad bancaria, logrando así la conformidad de la representación de un pasivo de 27,67 millones de euros, más de la mitad del pasivo total que componía el concurso (35,9 millones), que daba cabida a sus inicios a más de 1.600 acreedores.
El primer desembolso estipulado en el convenio llegó entre finales de 2014 y principios de 2015, tres meses después de que entrara en vigor el convenio, firmado en el mes de marzo de 2014. Fue entonces de 55.141 euros. Más tarde, en 2017, y como quedó patente en el convenio, la cooperativa liquidó una cantidad mayor, en concreto 275.705 euros. La última retribución tendría que haberse efectuado el pasado mes de de diciembre, y que inicialmente ascendía a 5,1 millones de euros, cantidad para que Tierra de Calatrava busca líneas de financiación y liquidar así el convenio para evitar la desaparición de la cooperativa. Y en eso, está trabajando con todo su empeño.