Un divertido viaje hasta el quirófano

D. R.
-

Los niños ingresado en el hospital Santa Bárbara de Puertollano pueden conducir su propio coche para ir al quirófano a operarse.

Un divertido viaje hasta el quirófano - Foto: Rueda Villaverde

Cuando se habla de inversiones en sanidad pública tiende a pensarse en nuevos y costosos equipos, obras de remodelación de hospitales o centros de salud e incluso en nuevas infraestructuras. En cualquier caso, en la mayoría de ocasiones la cuantía no baja de las seis cifras. Sin embargo, con poco dinero también se pueden lograr grandes cosas. Claro ejemplo de ello es el Hospital Santa Bárbara de Puertollano, que con 400 euros consigue que niños que han de pasar por el quirófano para someterse a una intervención quirúrgica acudan con gran alegría y con una sonrisa en sus caras.
Se trata de una iniciativa puesta en marcha este mismo año mediante la cual los niños que vayan a quirófano o a someterse a alguna prueba diagnóstica ya no van en camilla o silla de ruedas, sino al volante de un Bentley Continental o de un Mercedes SL, que ellos mismos pueden conducir. Se trata de dos pequeños vehículos que funcionan gracias a una batería y que fueron adquiridos por el Hospital Santa Bárbara gracias a la solidaridad de la comunidad educativa del CEIP Ramón y Cajal de Puertollano, que donó parte de la recaudación de diferentes actividades benéficas organizadas durante el pasado año.
Como explicó -en declaraciones a este diario- el subdirector de Enfermería de la Gerencia de Área Integrada (GAI) de Puertollano, Pablo Jesús Madrid, el hecho de que los niños acudan a quirófano a bordo de estos vehículos consigue «reducir al máximo el estrés e incertidumbre para niños y padres a la hora de afrontar una cirugía», puesto que con estos coches «van con más alegría y desentendidos algo más de la realidad». Los vehículos pueden ser manejados tanto por los propios pequeños, anclados con su correspondiente cinturón de seguridad, como por un adulto mediante un mando a distancia si fuera necesario. Asimismo, los dos coches se mueven con baterías y, cuando se gira la llave de contacto, se encienden las luces y emiten el sonido característico que se corresponde con el motor de un vehículo de altas prestaciones.

Un divertido viaje hasta el quirófano
Un divertido viaje hasta el quirófano - Foto: Rueda Villaverde
Este proyecto, que apenas ha supuesto una inversión de 400 euros, sitúa al centro hospitalario de la ciudad industrial, dependiente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), como el único de toda la comunidad autónoma en ofrecer este servicio. Asimismo, son «muy pocos» los que en el resto del país lo tienen incorporado. De hecho, Madrid se congratuló de que «a raíz de hacerlo nosotros, otros hospitales han comenzado a hacerlo también» y añadió que «la medida ha tenido muy buena acogida y estamos muy satisfechos de que haya sido así».
A este respecto, el subdirector de Enfermería de la Gerencia de Área Integrada de Puertollano puso de manifiesto que «la humanización es algo muy importante en materia de salud pública, aunque aún haya quien piense que es un tema baladí», puesto que «con pequeños detalles como éste se consigue alegrar la vida a muchas personas, sobre todo a los más pequeños y sus padres».
Esta iniciativa de ir al quirófano en un coche también es del agrado de las familias, que valoran que los profesionales de la sanidad no sólo se encarguen de los cuidados de sus hijos sino también de hacerles su estancia en el Hospital mucho más amena. Cristina Martínez, madre de Marcos Parras, se mostró claramente emocionada cuando su pequeño subió a uno de estos coches para dirigirse a quirófano. «Esta iniciativa me parece fantástica, ya que al menos el niño viene muy contento y feliz» y reconoció que «esto ayuda mucho en momentos complicados y es una idea súper original y muy buena para los niños. El mío, de hecho, está deseando ya subirse otra vez». De forma similar se expresó Lara María Vicente, madre de Claudia Rodríguez: «Estamos muy contentos con esta iniciativa, puesto que a los niños se les hace todo esto mucho más ameno y no son conscientes de a lo que van una vez se montan en el coche». Asimismo, añadió que «resulta muy divertido para ellos y está genial, puesto que les ayuda a ir mucho más relajado y contentos. Es algo que hay que agradecer».


Un divertido viaje hasta el quirófano
Un divertido viaje hasta el quirófano - Foto: Rueda Villaverde
‘Peditour’. También en materia de humanización, el Hospital Santa Bárbara puso en marcha recientemente lo que se conoce como ‘Peditour’, iniciativa merced a la cual a los niños con trastorno del espectro autista o con problemas para comunicarse que acuden al Hospital Santa Bárbara se les muestra las instalaciones por las que deberán pasar y se les presenta al personal que les atenderá «para que no lo sientan tan frío».
Además, se han colocado varios pictogramas en diferentes puntos de este centro hospitalario para facilitar la atención hospitalaria a aquellos pacientes con dificultades de atención y de comunicación o de interacción social.


Más fotos:

Un divertido viaje hasta el quirófano
Un divertido viaje hasta el quirófano - Foto: Rueda Villaverde
Un divertido viaje hasta el quirófano
Un divertido viaje hasta el quirófano - Foto: Rueda Villaverde
Un divertido viaje hasta el quirófano
Un divertido viaje hasta el quirófano - Foto: Rueda Villaverde
Un divertido viaje hasta el quirófano
Un divertido viaje hasta el quirófano - Foto: Rueda Villaverde