El campo salva al mercado laboral en noviembre

R. Ch
-

Las tareas de mantenimiento del viñedo, según Asaja, son las responsables del descenso de las cifras del paro que repuntaron en servicios, construcción e industria

El campo, y más en concreto las tareas de mantenimiento del viñedo, dio una alegría al mercado laboral de la provincia que anotó en noviembre un descenso de más de 300 desempleados en un mes que, tradicionalmente, no suele ser bueno para la provincia.
En esta ocasión el responsable de esa bajada es solo uno, el campo. El sector primario ciudadrealeño tiró del carro del empleo durante el mes de noviembre hasta rebajar sus cifras de desempleados en más de 600 personas. El gerente de Asaja en Ciudad Real, Agustín Miranda, explica que aunque noviembre no es un mes que venga acompañado de alguna campaña específica que genere un alto nivel de contrataciones, como puede ser diciembre con la recogida de la aceituna o septiembre con la uva, es precisamente la viña la que sigue generando empleo en el campo ciudadrealeño. «En los últimos años se ha producido un cambio de forma de trabajo en la viña», indica Miranda, con la implantación de la espaldera, que rebaja las contrataciones en la campaña de la vendimia pero aumenta la demanda de mano de obra a lo largo del año, ya que se requieren tareas de poda o de mantenimiento en los viñedos. Son esas contrataciones las que ahora ayudan a rebajar las listas del paro en noviembre, asegura Miranda.
El campo salva al mercado laboral donde el resto de sectores productivos anotaron incrementos en sus cifras de desempleados, a excepción de los ciudadrealeños que antes no tenían un trabajo. Así hay más parados en la construcción, en la industria y también en los servicios, actividad donde la provincia acumula el 65 por ciento de los desempleados que buscan una oportunidad laboral. De hecho, los servicios se perfilan como los principales ‘culpables’ de que Ciudad Real vaya camino de cerrar el año con más parados que en 2018, algo que no ha pasado desde 2012. La variación anual de las cifras del paro marcan en noviembre un incremento de desempleados por segunda vez en los últimos 72 meses. La primera fue en octubre de este año y la segunda, este noviembre. Entonces fue una variación que quedó casi en una anécdota, con apenas 90 parados más, pero ahora se encienden las alarmas con 700 desempleados más que hace un año, aunque las cifras del paro hablan del segundo noviembre con menos parados desde 2010.
menos AFILIADOS. La cruz de esa evolución del paro es la que marca las cifras de afiliación en la provincia. Baja el paro pero también lo hacen las cifras de afiliados, casi el triple además. Según el Ministerio que depende en funciones de Magdalena Valerio, Ciudad Real despidió el penúltimo mes del año con 167.580 personas afiliadas a la Seguridad Social, lo que supone 844 personas menos que un mes antes. Si la comparación se realiza con el empleo que había hace un año, entonces las cosas cambian y Ciudad Real suma 2.000 afiliados más.