Cuatro pilares de negocio para el aeropuerto de Ciudad Real

I. Ballestero
-
Cuatro pilares de negocio para el aeropuerto de Ciudad Real - Foto: Pablo Lorente

La propietaria subraya el interés de Extremadura en la instalación, descarta que Casarrubios sea competencia directa y reconoce contactos para posibles rodajes

Ciudad Real International Airport ya cuenta el aeropuerto como tierra propia. La mercantil escenificó ayer una toma de posesión que se hizo efectiva con la firma de la escritura y desplegó sobre el tablero de la instalación su plan de negocio, articulado en torno a cuatro ejes que, sin descartar la aviación comercial de viajeros, encamina al aeropuerto hacia la explotación de sus opciones como lugar de mantenimiento de aeronaves y como nudo logístico capaz de aglutinar tres metodologías de transporte:marítimo (como puerto seco), aéreo y ferroviario. Esas dos posibilidades se completan con la formación y con otras opciones de negocio, de las cuales ya hay algunas pinceladas que ofrecer, como el interés desde Extremadura en las posibilidades del aeropuerto dentro del proyecto Cora Alpa (para la instalación de casinos en la comunidad vecina) o la posibilidad de acoger rodajes cinematográficos, para algunos de los cuales hay contactos «pero sin nada cerrado, lamentablemente», dijo Sánchez-Bódalo.
El encargado de presentar el modelo de negocio que CRIA, con su brazo SMIA, quiere ejecutar en el aeropuerto fue Francisco José Luna, subdirector general de la primera. «La gestión privada permite marcar un desarrollo de negocio singular», dijo, antes de hablar de esas cuatro líneas de explotación:industrial, logístico, de formación y otros negocios. En el primero de los campos se incluye la principal propuesta de negocio, el mantenimiento de aeronaves, para lo cual CRIA va a retomar la construcción del hangar proyectado durante el proceso de compra y ha constituido en consorcio SMIA-HLA para su gestión. «El aeropuerto también atraerá a empresas de muy alto contenido tecnológico», avanzó para poner después entre el titular y el contenido el escudo de la confidencialidad.
La logística será «una importante línea de negocio». En este punto intervino Sánchez-Bódalo, que destacó las gestiones para recuperar la gestión fronteriza y el depósito aduanero, y subrayó las posibilidades logísticas de la infraestructura, reconociendo que para explotarla al máximo se necesita «el desarrollo del ferrocarril convencional entre Badajoz y Ciudad Real». Además, apuntó a la posibilidad de incluir al aeropuerto dentro del proyecto europeo de transporte de mercancías a través de la alta velocidad y descartó que por el momento se haya buscado alguna sinergia con la plataforma logística que se proyecta en Alcázar, pese a compartir el tránsito ferroviario dentro del corredor con Sines. 
La tercera vía de explotación del aeropuerto tiene que ver con la formación. Para ello, CRIA buscará el establecimiento de Formación Profesional reglada conveniada con el Gobierno regional y también conciertos con empresas privadas para personal de vuelo, mecánica aeronáutica o escuela de pilotos, entre otros. El último de los ejes es una especie de cajón de sastre en el que CRIA engloba todas aquellas posibilidades de explotación que puedan repercutir de manera beneficiosa en la instalación y en el entorno. Aquí se habló, por ejemplo, de rodajes cinematográficos, algunos de los cuales ya han estudiado el aeropuerto como emplazamiento «aunque no hay nada decidido», al igual que la aviación privada, sobre todo ligada al sector cinegético, o la aviación comercial de pasajeros, aunque en términos mucho más modestos en las previsiones que los que en su día se establecieron en el uso primigenio de la infraestructura. 
Más información en la edición impresa