El presupuesto sale adelante en un Pleno bronco

D. R.
-

Las cuentas del próximo año salieron adelante con los votos a favor de PSOE e IU y en contra de toda la oposición salvo Cs, cuya ausencia tras una discusión fijó su postura en abstención.

El presupuesto sale adelante en un Pleno bronco

Pleno bronco y cargado de polémica el vivido esta tarde en el Ayuntamiento de Puertollano, cuyo punto principal del orden del día era la aprobación del presupuesto municipal del próximo año, que salió adelante por mayoría absoluta. Se trata de unas cuentas que ascienden a 45.143.480,01 euros, un 4,01 por ciento menos que las del ejercicio actual, y que recibieron luz verde con los únicos votos a favor del equipo de Gobierno, conformado por PSOE e Izquierda Unida. Por su parte, la oposición votó en contra con la salvedad de Ciudadanos, que tras una discusión con IU decidió abandonar la sala, de ahí que su posición quedara fijada -según dicta el reglamento- en abstención.
Como era de esperar, la bancada de la oposición mostró desde el primer momento su intención de no apoyar el borrador presupuestario elaborado por el Ejecutivo municipal, alegando que si no se retiraba la subida del impuesto sobre bienes inmuebles (IBI) urbano en un 9 por ciento, aprobado en el Pleno de octubre con los votos a favor del Gobierno local y en contra de la oposición, no negociaría el documento. En cualquier caso, desde el PP presentaron una enmienda a la totalidad, que fue rechazada con los votos a favor de PSOE, IU e Íber y la abstención de Vox y Cs, la formación naranja por estar ausente.
El abandono del salón de plenos por parte de Cs se produjo tras un cruce de acusaciones entre su portavoz, Rafael López, y su homólogo de IU y teniente de alcalde, Jesús Manuel Manchón. El primero le acusó de haber entrado en el Ejecutivo por un sueldo y el segundo le acusó de limitarse a leer la prensa en su puesto de trabajo, que realiza en una empresa privada. Tras esta afirmación, seguida de otras anteriores, los cuatro ediles de Ciudadanos tomaron la decisión de marcharse, escuchándose gritos de «vendido» a Manchón.
El presupuesto sale adelante en un Pleno broncoEl presupuesto sale adelante en un Pleno broncoPor su parte, la alcaldesa, Isabel Rodríguez, instó al portavoz de IU que pidiera al secretario municipal, Juan Alfredo Guzmán, que sus descalificaciones a López no constaran en acta, solicitando ella misma que tampoco lo hicieran las que profirió el portavoz de Cs.
De vuelta al debate presupuestario, la regidora calificó el presupuesto de «conservador y realista» y mostró su convencimiento de que «será los cimientos que permitirán sentar las bases del futuro para el desarrollo y el progreso de nuestra ciudad». Asimismo, reconoció que «a pesar de ser un Gobierno progresista, estamos ante un presupuesto conservador, ya que la situación y las circunstancias llevan a ser prudentes».
Por su parte, el portavoz de IU apuntó que el de 2020 «es el presupuesto más coherente y más precavido para el Ayuntamiento» y justificó su apoyo en que servirá «para mantener Puertollano a flote».
El presupuesto sale adelante en un Pleno broncoEl presupuesto sale adelante en un Pleno broncoY desde la oposición, el portavoz de Cs insistió en que tras la subida del IBI no se puede aprobar un presupuesto en una Administración «con una deuda que tendrán que pagar nuestros nietos». Su homólogo del PP, Francisco Javier Luna, señaló que estas cuentas «no dan un nuevo impulso a nuestra ciudad», mientras que el portavoz de Vox, Antonio González, justificó su voto en la subida del IBI, y el del Íber, Casimiro Sánchez, dijo que «no es nada austero».

 

La alcaldesa suspende 20 minutos el Pleno por la protesta por la subida del IBI.

El Pleno municipal dejó varios momentos de tensión, llegándose incluso a suspender la sesión durante algo más de 20 minutos. La sesión, que dio comienzo a las 16.00 horas, transcurrió sin sobresaltos hasta que a partir de las 17.00 comenzaron a escucharse las voces y la cacerolada de una concentración convocada por la Plataforma Ciudadana por el Futuro de Puertollano en la plaza de la Constitución para mostrar su repulsa a la subida del IBI urbano en un 9 por ciento para el próximo año. Una protesta que fue secundada por cerca de 200 personas.
A pesar de ello, la sesión continuó con normalidad hasta que un grupo de manifestantes accedió al salón de plenos, algunos con pancartas y sin hacer ruido, tras lo cual la alcaldesa les pidió que retiraran sus pancartas. Uno de ellos se negó y pidió a la Policía Local que le expulsara, tras lo cual los manifestantes comenzaron a protestar y a gritar por este hecho. Ante esa situación, Rodríguez decidió suspender el Pleno, que se retomó a los 20 minutos, aproximadamente, cuando apenas había manifestantes.