50 carcinomas al año detectados por el programa de cribado

Hilario L. Muñoz
-
50 carcinomas al año detectados por el programa de cribado - Foto: [Miguel Á?ngel Valdivielso; Miguel Á?ngel Valdivie

La iniciativa de la Consejería de Sanidad cumple 25 años en los que ha logrado el reto de superar el 90 por ciento de efectividad a la hora de alcanzar la población diana y de lograr los estándares de calidad

En el año 1993, la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha comenzó el programa del cribado de cáncer de mama dirigido a mujeres entre los 45 y los 70 años, ambos inclusive. El objetivo, de aquella primera edición, era que participaran 179.300 mujeres de la región en los dos años del programa, la mitad un año y la otra mitad al siguiente, una característica que viene ocurriendo desde entonces, aunque finalmente solo acudió el 65 por ciento de ellas. Se trata de un porcentaje bajo y que sirve de muestra de las dificultades que existen cuando se lanza una iniciativa cuyo objetivo es detectar mujeres con cáncer. De hecho, durante casi 20 años no cambiaron mucho esos datos hasta que en el último lustro de estos 25 años han mejorado y mucho esta estadística. Un cuarto de siglo en el que se han descubierto 1.250 carcinomas a mujeres en la provincia, por lo que se han podido salvar unas 50 vidas cada año gracias a esta iniciativa.
 Las cifras de aquel primer programa forman parte de un informe del año 1998 editado por el Ministerio de Salud. «El cáncer de mama representa uno de los mayores problemas de salud pública en los países desarrollados, tanto por su incidencia como por su mortalidad, ya que es el tumor maligno más frecuente y la primera causa de muerte por cáncer en las mujeres», se indica en este documento. «De hecho, en España, se diagnostican cada año entre 40 y 75 nuevos casos de este tumor maligno por cada 100.000 mujeres y se producen alrededor de 6.000 fallecimientos anuales por esta enfermedad», se señala en ese texto. En estas dos décadas, la situación ha cambiado mucho y en la provincia de Ciudad Real ya es normal superar el 90 por ciento de participación de las mujeres en el programa, según los datos aportados por el servicio de Salud Pública de la Consejería de Salud.
Las cifras de estos 25 años de cribado de cáncer de mama marcan, por lo tanto, dos periodos claves con ese inicio y casi dos décadas después en las que solo acudían seis de cada diez mujeres y una segunda fase, iniciada en el año 2011 y continuada a lo largo de esta segunda década del siglo XXI, en el que hay mayor concienciación y cada vez son más las mujeres que acuden. Con estos datos, las cifras de estos 25 años marcan que de las 710.276 mujeres citadas, en una o varias ocasiones, debido a las revisiones bianuales, las mujeres realmente examinadas son 513.133, el 72,67 por ciento del total. Por poner en perspectiva este dato en 2007 fue el 60,29 por ciento de mujeres citadas las que acudieron, en 2011 se encuentra un incremento con el 76,09 por ciento que vuelve a crecer en 2013 hasta superar ese 90 por ciento del que ya no se ha bajado. Ese dato es clave ya que el estándar marca que hasta que no se llega al 70 por ciento, el cribado no tiene el potencial que debería tener en estándares de calidad. «No es fácil conseguir una participación alta y hemos conseguido llegar a más del 90 por ciento, por lo que estamos bastante contentos», indicó Pilar Montalbán, la responsable del servicio en la provincia. El sistema es dos mamografías, una de cada seno, o lo que es lo mismo «una radiografía de la mama, útil para detectar alteraciones en el tejido mamario no apreciables mediante palpación». «Una prueba sencilla, no dolorosa, que en mujeres mayores de 45 años se considera la prueba más eficaz para la detección del cáncer de mama».
«En los últimos años se ha conseguido un aumento en la tasa de participación, que se sitúa en las cuotas más altas de la historia del programa, manteniéndose la tendencia ascendente gracias a la implementación de estrategias de mejora», indica Montalbán. Entre ellas cita «la depuración sistemática de la base de datos, el fomento de la captación activa de mujeres en las consultas de Atención Primaria y Especializada, la creación de protocolo de derivación desde los hospitales del Sescam al programa de detección precoz de cáncer de mama de mujeres con criterios de inclusividad en el programa, búsqueda activa a partir de las citas devueltas y recitación, así como la permanente colaboración de las asociaciones de pacientes, que contribuyen activamente a la difusión del programa y a la concienciación de la importancia de la detección precoz».
De esas 513.133 mujeres solo tuvieron que ser derivadas al hospital 2.905, un 0,6 por ciento del total. Se trata de una cifra relativamente baja pero clave también para el potencial del programa ya que para que el programa cumpla con los estándares de calidad internacionales marcan que para que el programa funcione el número de derivaciones debe ser menor del uno por ciento del total. Por último, en total se han descubierto 1.250 cánceres de mama, lo que implica una tasa de detección del 2,42 por cada mil exámenes, igualmente un dato que tras 25 años cumple los estándares de calidad y que marcan que esa detección debe ser superior a 2 por cada mil.
El último programa.  La población diana total en la provincia de Ciudad Real es de unas 70.000 mujeres en este programa aproximadamente. La programación para el año 2018, por ejemplo, ha sido de 32.100 mujeres y se han citado hasta el momento 30. 457 mujeres (dato provisional hasta finalizar el año), de las cuales se han examinado, o lo que es lo mismo, han acudido a la cita 27.479 (90,22%).
En 2019 se citarán el resto de mujeres de la población diana total, que será en torno a 37.500. «De todos los carcinomas detectados por el programa en 2017 y 2018, el 83,33% estaban en estadios iniciales, superándose el estándar de calidad, que implica que sea mayor del 70 o 75 por ciento». Esto muestra que el programa logra su «objetivo prioritario» y que es «diagnosticar los carcinomas existentes lo antes posible, permitiendo así tratamientos menos agresivos y mejorando el pronóstico y la calidad de vida de las afectadas», indica la responsable del servicio.