Un punto de locura

Eduardo Gómez
-
Kike (derecha) pugna con Álvaro por un balón. - Foto: ACP-FSV

El Viña Albali Valdepeñas firma tablas en la pista del Segovia, un rival directo por la permanencia, en el debut de David Ramos en el banquillo en un encuentro de muchas alternativas y altibajos (6-6)

El Viña Albali Valdepeñas ha iniciado la era de David Ramos en el banquillo con un empate en la pista del Segovia, uno de sus rivales directos por la permanencia. Ha sido un encuentro muy extraño, lleno de alternativas y donde ambos conjuntos han pagado muy caro sus desconexiones puntuales, fruto seguramente de su delicada situación en la tabla.  
El conjunto manchego cierra así la primera vuelta de la competición con un botín de ocho puntos, los mismos que los segovianos y uno más que el Antequera, rival al que ya doblegó en el Quijote Arena.
No ha podido comenzar mejor el partido para el conjunto valdepeñero, que a los 17 segundo perforaba la portería segoviana en un saque de falta transformado por Dani Santos con un fuerte chut que pegaba ligeramente en un defensa, despistando al portero local.
Con las primeras rotaciones ha llegado también el debut con la camiseta azul de Chino, que se mostró muy participativo, aunque necesita tiempo para adaptarse a sus compañeros. 
En otra acción de estrategia el Segovia conseguía el empate, dejando en evidencia la endeblez defensiva de los vinateros, un mal que han acusado en toda esta primera vuelta. Edu le cogió la espalda a Manu García y en el segundo palo batía sin oposición a Mendiola.
Se rehizo bien la escuadra valdepeñera a este mazazo y a los nueve minutos volvía a adelantarse con un tremendo disparo desde casi el centro del campo de Dani Santos que se colaba como un obús en la portería de Thiago que dio la sensación también de poder hacer algo más. Será, sin duda, uno de los goles de la temporada.
Y en una contra llegaba el 1-3, con un Valdepeñas desatado. Chino servía magistralmente a Nacho Pedraza y éste no perdonaba ante Thiago. 
El técnico local, Diego Gacimartín, pedía tiempo muerto para aclarar ideas, pero la escuadra de Ramos daba muestras de ser un equipo muy superior y aumentó su renta con el cuarto tanto, obra de Manu García al aprovechar una dejada de Juanan tras un servicio en largo de Mendiola.
Cuando lo más difícil parecía hecho, al Viña Albali Valdepeñas desapareció, olvidando que los periodos duran 20 minutos. Y así gran parte del magnífico trabajo realizado hasta ese momento se ha vienido abajo en los últimos instantes de la primera parte. A 23 segundos para el final Buitre marcaba el 2-3 y a 6 segundos Álex Fuentes aprovechaba un error en el marcaje de Chino en un saque de esquina para colocar el 3-4, resultado con el que se llegó al intermedio.
Para colmo de males, a los 28 segundos de la reanudación continuó la ‘pájara’ valdepeñera y, en otro grave error defensivo, Buitre recibía un saque de banda y disparaba a placer para ejecutar a Mendiola.
Ya con el marcador a favor, ha sido el Segovia el que se ha diluido y dos tantos casi seguidos de Manu García han permitido al Viña Albali Valdepeñas dar la vuelta al marcador.
Cuando parecía que el choque estaba otra vez de cara, los colegiados han mostraron la segunda amarilla a Mimi tras hacer una falta muy peligrosa y en inferioridad Álex Fuentes, con un sutil toque batía a Mendiola, que había abortado varios intentos anteriores.
Quedaban ocho minutos para el final y entonces los dos conjuntos se han convencido de que no les favorecía la ruleta rusa que estaba siendo el partido hasta ese momento y han dado por bueno el empate. Buena prueba de ello es que ninguno intentó el juego de cinco. Pudo ser mejor y también peor, pero no queda duda de que el camino hacia la permanencia del Viña Albali Valdepeñas pasa por una mayor solidez como bloque.