El Villarrubia vuelve a citarse con la historia

Eduardo Gómez
-

El equipo de Javi Sánchez se mide en el estadio Matapiñonera (domingo, 11.30 horas), arropado por más de 800 seguidores, al Alcobendas en el choque de ida de la eliminatoria final por el ascenso a Segunda B

Pablo Jiménez conduce un balón en el partido de ida ante el Bergantiños. - Foto: Tomás Fernández de Moya

Sin complejos. Así afronta el Villarrubia el choque de ida de esta eliminatoria final por el ascenso a Segunda División B frente al Alcobendas Sport. El estadio Matapiñonera de San Sebastián de  los Reyes, feudo de los madrileños en este play off, se convertirá durante unas horas en una pequeña ‘patria chica’ de Villarrubia, pues se espera la presencia de más de 800 seguidores manchegos. Y es que la pasión que ha desatado el conjunto que entrena Javi Sánchez durante esta fase de ascenso es total y el sueño de competir la próxima campaña en Segunda B está al alcance de la mano.
Charlie es la única baja confirmada en las filas villarrubieras, si bien, será difícil que Nando Copete, su máximo goleador, llegue a tiempo por los problemas en un tobillo que arrastra desde el duelo del domingo con el Bergantiños. Para jugar, el delantero madrileño tendría que arriesgar y, teniendo en cuenta que queda un partido más, los técnicos esperarán hasta última hora para tomar una decisión definitiva.
En cualquier caso, el once inicial que presente Javi Sánchez sobre el césped artificial de Matapiñonera no variará mucho respecto al del pasado domingo. Así, jugadores como Juli Cacho y Diop tienen muchas opciones de repetir en un choque donde el aspecto físico será clave. 
El Villarrubia afronta esta eliminatoria con la moral a tope tras eliminar en las dos primeras rondas al Coria (cuarto del grupo extremeño) y al Bergantiños (segundo del grupo gallego). El último escalón para subir a Segunda B se llama Alcobendas, que finalizó la liga regular como tercero del grupo madrileño, y que ha dejado en la cuneta al Lorca (tercero del grupo murciano) y al Zamora (campeón del Grupo de Castilla y León).
En las filas que dirige Emilio Ferreras destaca la presencia de Pituli, que fue jugador del Villarrubia en la primera vuelta y que posee una extraordinaria calidad, o de otros viejos conocidos del fútbol regional, como el portero Toni Lechuga. Como local, el Alcobendas sólo encajó ocho goles en su feudo en liga regular y esta fortaleza en casa es una de sus grandes virtudes.