Más comensales y precios más altos en la Primera Comunión

C. de la Cruz
-

El sector de la hostelería constata un aumento del número de invitados a las celebraciones de este rito sacramental y también un incremento de la tarifa media, entre 40 y 50 euros

Más comensales y precios más altos en la Primera Comunión - Foto: INGRID

La Primera Comunión volvía a celebrarse el pasado año tras la implantación de un único itinerario catequético en la Diocésis de Ciudad Real que dejaba a gran parte de la provincia sin este ceremonial en 2017. Así, en 2018 se llevaron a cabo un total de 3.809 primeras comuniones en la Diócesis, cifra que se mantiene con ligeras diferencias en el presente año a la espera de cerrar el mes de junio, periodo junto al de mayo en el que se concentra esta festividad.
Esta tendencia también se observa en la capital, donde el número de celebraciones es similar a la del pasado año, con subidas puntuales como en la parroquia de San Pedro, donde se han celebrado 162 comuniones, 20 más que el año pasado.
Este sacramento ha supuesto un balón de oxígeno para la hostelería. Desde el sector no se tiene constancia de que haya habido un aumento significativo de celebraciones, pero sí que «hemos notado un incremento en el número de asistentes», señala la gerente de la Asociación Provincial de Hostelería y Turismo, Cristina Miranda, que añade que «el primer semestre del año ha sido bueno y revela que los peores tiempos de la crisis han pasado».
Este buen comportamiento de la Primera Comunión permite hacer frente a  unos meses de julio y agosto que se anticipan de menor actividad. «Una temporada más baja» a pesar de las bodas y de la propia celebración del Festival del Teatro Clásico de Almagro, que tal y como advierte Miranda tiene, de momento, «menos incidencia de la esperada» en la reserva de hoteles de cara a su celebración del 4 al 28 de julio. Eso sí, una fecha destacada en cuanto a ocupación  en este mes de junio es la del sábado día 22, día de la celebración de las oposiciones de Maestros de Primaria.
precios. El propio presidente de la Asociación y propietario de Casa Pepe, José Crespo, reconoce que la ausencia de la Primera Comunión en 2017 «hizo daño dentro de un arco de trabajo que marca el verano». Ahora, una vez dejado atrás este momento puntual, Crespo reconoce que esta ceremonia eucarística «es vital para la hostelería».
Es más, al aumento del número de invitados se une también «el incremento de la tarifa media». En este sentido, Crespo calcula que el precio medio del cubierto se encuentra entre los 40 y los 50 euros.  
Así, en conjunto, Crespo reconoce que «está siendo un buen año», además de que «ha coincidido con Fenavin» y anticipa asimismo unos meses de julio y agosto no del todo negativos teniendo en cuenta la menor actividad al no ser Ciudad Real un destino turístico de primer orden. «Tenemos a favor que es una época en la que no hay colegio y la gente tiene más libertad para salir y eso puede ayudar a paliar el día a día», explica el presidente de la Asociación.
Este buen momento también se refleja en un mayor número de contrataciones. «La temporalidad es una de las virtudes y también de los defectos de nuestro sector. Como el trabajo no es acumulable tienes que tener más profesionales para dar un mejor servicio cuando hay más actividad», finalizaba Crespo.