Trabajo reforzará la inspección en hostelería y agricultura

M.Lillo
-
Trabajo reforzará la inspección en hostelería y agricultura - Foto: Pablo Lorente

La patronal del campo señala la obligación de respetar toda la legislación laboral en las contrataciones de temporeros, que tienen su temporada alta estos meses de verano

La Inspección de Trabajo tiene previsto reforzar las campañas de vigilancia durante las campañas agrícolas que se desarrollan a lo largo de estas fechas y también en la hostelería, dos de los sectores en los que pondrá el acento dado que se trata de dos sectores que tienen un importante incremento de la actividad en este periodo y que además suponen dos de los pilares de la economía de la provincia. De este modo, el jefe de la Inspección de Trabajo, Néstor Fraile, explicó a este diario que seguirán «la línea de lo que se ha venido haciendo otros años con el control de las campañas agrícolas en función de la disponibilidad tanto de la policía como de Guardia Civil» para la inspección de las tareas agrícolas de recogida de cultivos como los ajos, melones, sandías y especialmente durante la vendimia. También lo harán en el caso de la actividad hostelera, «que es otro de los sectores más importantes» de la economía de la tierra.
«Se hace tanto en agricultura como en hostelería a lo largo de todo el año, pero es verdad que es ahora cuando empieza el buen tiempo, con las terrazas y más actividad hostelera, cuando se hace un refuerzo en ese sentido», agregó el responsable provincial de la Inspección de Trabajo, quien matizó que eso no implica necesariamente que se registren más infracciones en esos sectores, sino que guarda relación con su incremento de la actividad y que por tanto, «es necesario adecuar el volumen de control a ese incremento de la actividad, pero no necesariamente porque haya más infracciones», dijo en relación con el refuerzo de las inspecciones durante una campaña que arranca este mes y que prolonga hasta septiembre.
Por su parte, desde la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (Asaja) subrayaron que se tienen que respetar toda la normativa laboral, desde la realización de contratos a los trabajadores hasta el cumplimiento del convenio del campo, darlos de alta en la Seguridad Social o contar con los planes de prevención de riesgos laborales y seguros, del mismo modo que abogaron porque se tramiten de la forma «más clara y transparente» con los trabajadores, dijo el gerente de esta organización, Agustín Miranda.
No obstante, comentó que en los últimos años se ha percibido un cambio en la dinámica de los trabajos agrícolas motivados por la falta de rentabilidad de algunos cultivos y la apuesta por otros con mayor rentabilidad, como los leñosos. De esta manera, comentó que estos cultivos requieren de más trabajo a lo largo de distintas épocas del año y menos en la propia campaña de recogida por su mecanización, por lo que se reduce el número de temporeros y se amplían las contrataciones en diversos periodos del año. En cualquier caso, destacó que  deben «respetar en los contratos los salario mínimos interprofesionales que existente y el propio decreto ley habla que tienen que ser superiores a 42,64 euros al día», mientras que «el salario base el sector para los eventuales en Ciudad Real está en 51,95 euros». Del mismo modo, en cuanto a la subida del salario mínimo interprofesional, judicializado por los sindicatos, indicó que la legislación dice «que no se pueden pagar menos de 12.600 euros al año a ningún trabajador» y para ese cálculo la patronal considera que «tienen que sumar el salario base a los pluses» y están «por encima del salario mínimo».