scorecardresearch

La fibra óptica: el otro tesoro de Driebes

Inmaculada López
-

Este municipio alcarreño es un ejemplo evidente de que las telecomunicaciones de calidad son una pieza clave para fomentar el empleo y asentar población en el medio rural

La fibra óptica: el otro tesoro de Driebes

El hallazgo en 2017 de la antigua ciudad romana de Caraca significó un antes y un después en el devenir de Driebes. Aparte del enorme valor histórico y científico que atesora este yacimiento arqueológico, datado entre los siglos IV a.C. y II d.C., su descubrimiento supuso una repercusión mediática y turística sin precedentes para esta acogedora localidad alcarreña.

Sin duda, otro momento trascendental en la historia más reciente del municipio fue la llegada de la fibra óptica hace un año. El despliegue que Movistar realizó para acercar esta tecnología de última generación a los vecinos y empresas locales ha sido «un paso muy grande» de cara a asentar población y atraer nuevos habitantes. «En los últimos dos años, el padrón ha aumentado en 40 personas y en buena medida se debe a las ventajas que ofrece la conectividad por fibra ya que, entre otras cosas, permite el teletrabajo», indica Javier Bachiller, alcalde de Driebes.  

Así lo atestigua Héctor Santotomás, padre de una de las tres nuevas familias con niños que reside en Driebes desde el estallido de la pandemia. Decidieron dejar atrás la vorágine de la gran ciudad para apostar por un nuevo modelo de vida más apacible en el medio rural. Y no se arrepienten. «Nuestro traslado a Driebes creo que fue una decisión acertada. Estamos contentos. Eso sí, era imprescindible contar con fibra óptica para poder teletrabajar», declara. En concreto, Héctor es empleado de una empresa farmacéutica con sede en Gerona, ciudad a la que sólo tiene que desplazarse tres o cuatro días al mes. El resto de su jornada laboral la desarrolla desde casi sin problemas. «Participo en videoconferencias diarias con países de Asia, América y Europa, por eso tengo que tener una potente conexión a internet», señala. La buena experiencia de Héctor ha animado a su mujer a poner en marcha su propio negocio en el pueblo, donde pronto abrirá una clínica veterinaria con UVI móvil incluida.

Otro ejemplo de nuevo emprendedor local es Jesús Herreros, quien ultima los trámites para convertir la antigua residencia de ancianos en una casa rural. Asegura que la existencia de una buenas telecomunicaciones en el municipio fue determinante para animarse a hacer realidad este bonito proyecto. «Todos queremos relajarnos en un entorno rural, pero no queremos dejar de estar conectados. Tener una buena conexión a internet es básico tanto para la gestión del negocio como de cara a los clientes. Además, quiero montar una sala de videojuegos para la que hace falta transmisión de datos», explica.  

El mejor servicio al cliente es lo que cada día también se esfuerza en ofrecer Raúl Higuera, propietario del bar-restaurante Higuera. Este simpático hostelero reconoce el «cambio radical» que ha supuesto la llegada de la fibra óptica al pueblo. «Nuestros clientes ahora disponen de una conexión wifi de calidad, antes la red se colapsaba continuamente. Además,  tenemos una diana que funciona vía on line y antes no se podía jugar». Por otro lado, Raúl asegura que la mejora de las telecomunicaciones ha repercutido de manera positiva en la concurrencia de público a su local. «Con la llegada del teletrabajo, mucha gente se ha instalado en Driebes y hemos ganado nuevos clientes», indica.

Educación

La educación en Driebes también se ha subido al carro de las nuevas tecnologías gracias a la presencia de la fibra óptica por parte de Movistar. El colegio del pueblo, al que acuden 17 niños y niñas, forma parte del programa Escuelas Conectadas, lo que implica disponer de una rápida conexión a internet y gran capacidad de navegabilidad. Aparte de pantalla digital en el aula, lo que permite utilizar recursos didácticos interactivos, los estudiantes trabajan con libros digitales disponibles en sus tabletas, «lo que nos permitió dar clases durante el confinamiento sin problema», señala Sara Fernández, una de las últimas docentes que ha tenido el centro. «Tenemos dos hijas en el colegio y estamos muy contentos con la enseñanza y la atención que reciben, es casi individualizada», apunta Emilio Pérez, otro de los nuevos pobladores que Driebes ha recibido a raíz de la crisis del Covid-19. Es cerrajero y utiliza internet en su día a día para enviar correos electrónicos y promocionar su negocio en redes sociales. «El correo antes iba a pedales, desde que tenemos la fibra óptica da gusto», comenta.

A nivel administrativo, la mejora de la conectividad también se ha dejado notar de manera favorable en el propio Ayuntamiento, tal y como confirma Javier Bachiller. «La administración electrónica es una realidad, no podemos quedaros al margen. Desde que tenemos fibra, todo mucho más rápido y sencillo». Además, otras gestiones habituales entre los vecinos, como es la tramitación de la PAC en el caso de los agricultores, es ahora posible hacerlo cómodamente desde casa.

Todo ello evidencia que, junto con la existencia de otros servicios básicos, disponer de unas telecomunicaciones de calidad es una de las piezas clave en la lucha contra la despoblación. Desde luego, Driebes es uno de los mejores ejemplos.

«En 2025 cubriremos de Banda Ancha Castilla-La Mancha»

Driebes es un ejemplo de cómo la tecnología puede ser una poderosa herramienta para luchar contra el reto demográfico. De hecho, desde la llegada de la fibra, hay más de 50 nuevos empadronamientos en el Consistorio . «Tanto el teletrabajo  como la búsqueda de  nuevas formas de emprendimiento en el ámbito rural precisan de una buena conectividad, por eso el objetivo de Telefónica es llevar ultra banda ancha (fibra y/o 5G)  a toda la región en 2025», asegura la directora general en el Territorio Centro, Beatriz Herranz.

Pero por muy importante que sea la tecnología «es un habilitador», afirma. «Para fijar y atraer población hay que garantizar que los servicios básicos estén disponibles: un colegio, un centro de salud cercano, buenas carreteras, medidas fiscales adecuadas y una políticas de fomento de la natalidad«. «Pero, sobre todo –añade–, se necesita gente emprendedora y con habilidades digitales como la que hay en Driebes». «Telefónica ha traído la fibra; ahora hay que apoyar la digitalización de las empresas y negocios de la zona, la tecnificación de sectores tradicionales y la  generación de  empleo», concluye.