La región sale del 'eje sur' de la exclusión en España

L.G.E.
-

El informe de Exclusión y Desarrollo Social señala que la región está ahora cerca de una situación intermedia, con un 6,3% de población en exclusión severa y un 9,9% en moderada

La región sale del 'eje sur' de la exclusión en España - Foto: Reyes Martí­nez

Cuando se habla de pobreza, los términos de norte y sur no siempre coinciden con la geografía. El sur  marca las zonas con mayores índices de pobreza, aunque en muchas ocasiones sí están en el sur geográfico. Es lo que ocurre si se mira el globo terráqueo en conjunto,  si se hace por continentes (como América o Europa) o en algunos países, como Italia. En España pasa algo parecido, tal y como constata el último informe de Exclusión y Desarrollo Social, que se presentó ayer, que traza un eje sur que se extiende al Mediterráneo incorporando a Cataluña y las islas Baleares entre las comunidades donde la exclusión social es más elevada.
Sin embargo, Castilla-La Mancha sale de ese eje. El informe expone que aunque es «una comunidad tradicionalmente alineada en el eje sur, se ubica ahora más cerca de una situación intermedia». Castilla-La Mancha tiene la sexta tasa más baja de exclusión severa del país, con un 6,3% de la población en esta situación. El porcentaje de población en situación de exclusión moderada es un 9,9% y la suma de ambas deja la región en el octavo lugar de la lista de comunidades autónomas, es decir, en el medio. Y si se mira el dato de población en integración plena, que es de un 47,82%, Castilla-La Mancha ocupa el séptimo lugar.
Canarias es la región con peor tasa de exclusión severa, con un 15,7% y con un porcentaje más bajo de integración plena, con un 40,14%, aunque Galicia se queda cerca con un 40,96%. Extremadura es la comunidad autónoma que tiene la peor tasa de exclusión moderada, con un 15,8%.
En el lado opuesto, La Rioja es la comunidad con una tasa de exclusión severa más baja (4,1%) y con el mejor porcentaje de integración plena, rozando el 60%. País Vasco y Castilla y León empatan en una tasa de exclusión moderada más reducida (6,4%).
Aun así, el informe coloca a Castilla-La Mancha entre las comunidades en las que cobran más importancia dimensiones como la exclusión educativa o la sanitaria. En el caso de educación, el informe resalta que la región fue de las que sufrió un mayor recorte en inversión por alumno no universitario durante la crisis, rozando el 35%.
También el estudio destaca la relevancia que han cobrado a partir de 2015 las políticas de renta mínima. Expone que Castilla-La Mancha es una de las regiones que ha planificado y puesto en marcha procesos de reforma de sus programas para dar mejor respuesta a las distintas formas de pobreza y exclusión.

Castellano-manchegos en viviendas inadecuadas
El informe señala que cerca de un 6% de la población reside en una vivienda inadecuada, donde se incluyen hogares con algún miembro con discapacidad y que presentan barreras arquitectónicas. Es, con todo, el tercer dato más bajo del país. Solo tienen mejor dato Andalucía y Galicia. En el lado opuesto está Cataluña, que roza un 16% o Madrid, que pasa del 14%.

El dato es más bajo en Castilla-La Mancha si se analiza el porcentaje de población que reside en una vivienda insegura, con una tasa que se acerca al 5%. Sin embargo, la comparativa con otras regiones salen peor y aquí Castilla-La Mancha ligeramente por debajo de la media del resto de comunidades.