«Queremos ser el Vardar de esta 'Final Four'»

Manuel Espadas
-
Javier Márquez, entrenador del Vestas Alarcos. - Foto: Pablo Lorente

Entrevista a Javier Márquez, entrenador del Vestas Alarcos

Al igual que su equipo, Javier Márquez vivirá su tercera fase de ascenso a Asobal. Tras finalizar la liga en la tercera plaza, ahora llega la hora de la verdad, y el técnico manzanareño se muestra optimista y muy ilusionado con esta cita. 

 

Por fin llega el momento.
El trabajo ha sido duro y al final se hace un poco largo. Jugar una fase de ascenso es muy ilusionante y todo el mundo estaba esperando que llegara este día.

 

¿Qué tal llega el equipo a la fase?
Desde el punto de vista físico es el año en que mejor llegamos. Ahora solo falta que lo deportivo acompañe.

 

Han pasado tres semanas desde que finalizó la competición liguera. ¿Tanto tiempo ha podido ser perjudicial para la concentración de sus jugadores?
Todos los equipos estamos igual. Creo que ha sido bueno porque nos ha permitido afianzar algunas cosas que necesitábamos mejorar, cambiar algún pequeño detalle para preparar el partido con la tranquilidad suficiente y para recuperar algunos inputs que necesitábamos.

 

¿Cuál será la clave de la semifinal?
Va a depender del control emocional y de pequeños detalles. Ser capaz de controlar las emociones y frustraciones. Los que sean capaces de liberarse de esa presión son los jugadores que aparecen. Hay jugadores que durante el año han estado muy bien pero llegan este tipo de partidos y no tienen su mejor día, y otros que durante la temporada no han estado muy allá y terminan dando un gran rendimiento en la fase de ascenso.

 

Por primera vez su equipo no juega la semifinal contra el anfitrión. ¿Es una ventaja?
No vamos a tener la presión del público en contra desde el primer momento, y creo que sí es una ventaja. Torrelavega y nosotros vamos a jugar en una situación igual en ese sentido, con los mismos aficionados en las gradas, con la presión repartida.

 

¿Prevé un partido igualado contra Torrelavega?
Nos conocemos ambos bastante bien. Álex Mozas y yo nos conocemos muy bien mutuamente en cuanto a la forma de trabajar. Esta semifinal está a un 50 por ciento, es una momeda al aire, porque somos dos equipos con mucha igualdad, con conceptos del juego muy similares. Dependerá de detalles como la portería o el acierto en momentos clave.

 

¿Cómo ve la otra semifinal?
Todo el mundo da como favorito al Puerto Sagunto, pero yo si fuera ellos no estaría tranquilo. Zamora tiene mucha experiencia en fases finales, a las que llegaba regular y luego lo hacía muy bien, con éxito en dos fases. Le va a plantar cara a Puerto Sagunto.

 

Se ha demostrado que no siempre sube el anfitrión y que en el balonmano en cualquier momento salta la sorpresa, como la semana pasada en la ‘Final Four’ de la Liga de Campeones. ¿Será el Alarcos el Vardar de la fase final de Sagunto?
 Ojalá, porque somos a los que menos favoritismo dan, y eso lo podemos aprovechar. El Vardar era el equipo que todo el mundo daba como cuarto en Colonia y al final fue el campeón. A un partido pueden cambiar las tornas, como se vio contra el Barça. En el deporte todo es posible, y vamos a pensar que sea posible para nosotros.