Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

Condenan a muerte al expresidente paquistaní Musharraf

Europa Press
-
Condenan a muerte al expresidente paquistaní Musharraf - Foto: ALI HAIDER

La Justicia impone la pena capital al considerar que el mandatario cometió alta traición a la Constitución tras suspender la Carta Magna "por el uso de la fuerza y otros medios no legítimos" al declarar el estado de emergencia en todo el país en 2007

El expresidente de Pakistán Pervez Musharraf ha sido condenado este martes a pena de muerte por haber impuesto el 3 de noviembre de 2007 el estado de emergencia en todo el país, un dictamen sin precedentes que ya ha recibido críticas de las Fuerzas Armadas y sobre el que el actual Gobierno se ha mostrado cauto.

La pena capital la ha dictado un tribunal especial creado específicamente para juzgar a Musharraf por orden del Tribunal Supremo e integrado por el magistrado del Tribunal Superior de Peshawar Ahmad Seth, el magistrado del Tribunal Superior de Lahore Shahid Karim y el magistrado del Tribunal Superior de Sindh Nazar Akbar.

Los jueces han entendido -por dos votos a uno- que es culpable de alta traición, un delito recogido en el artículo seis de la Constitución y con el que se castiga a quien suspenda la Carta Magna "por el uso de la fuerza" o por "otros medios inconstitucionales".

El Gobierno paquistaní también ha intentado sin éxito que el tribunal especial juzgara como cooperadores en el caso de alta traición el exministro de Justicia Zahid Hamid, el expresidente del Supremo Abdul Hameed Dogar y el exprimer ministro Shaukat Aziz. Sin embargo, el tribunal especial ha rechazado la solicitud del Gobierno y le ha emplazado a justificar el fondo de su reclamación.

Este caso fue iniciado por decisión del anterior Gobierno, liderado por el partido Liga Musulmana de Pakistán-Nawaz (PML-N), que presentó una denuncia contra el general Musharraf por considerar que la declaración del estado de emergencia en noviembre de 2007 fue una medida anticonstitucional.

A comienzos de 2019, el jefe de los fiscales del caso, Mohamad Akram Sheij, presentó su renuncia por considerar que no podría continuar con el juicio por el inminente cambio de gobierno. Sheij había sido nombrado como jefe de los fiscales del caso en noviembre de 2013 por decisión del Gobierno, entonces liderado por la PML-N.

El exjefe del Ejército y expresidente de Pakistán fue imputado en el caso en marzo de 2014, después de que compareciera ante la corte y rechazara todos los cargos. En marzo de 2016, el exmandatario salió de Pakistán para recibir tratamiento médico en Emiratos Árabes Unidos, después de que así lo autorizara el Tribunal Supremo.

Meses después, el tribunal especial decidió confiscar los bienes y propiedades de Musharraf en Pakistán y ordenó la cancelación de su pasaporte y de su documento de identidad.

Musharraf ya advirtió en noviembre, a través de un vídeo grabado desde una cama de hospital en Dubái, que se sentía víctima de una persecución. "Serví a la nación y tomé decisiones por el bien del país", alegó entonces.

 

La "angustia" del ejército

Las Fuerzas Armadas han reconocido que han recibido "con mucho dolor y angustia" la noticia sobre la condena a Musharraf, de quien han asegurado que alguien que "ha servido al país durante más de 40 años, combatido guerras en defensa del país, nunca puede ser un traidor".

En opinión del Ejército, se ha "ignorado" el debido proceso en este caso, al criticar desde la mera constitución de un tribunal especial a la finalización del proceso "de forma apresurada". "Las Fuerzas Armadas de Pakistán esperan que se haga justicia en línea con la Constitución", han subrayado.

La Liga Musulmana de Todo Pakistán, el partido fundado por Musharraf, también se ha mostrado "consternada" por una condena que consideran "basada en pruebas poco sólidas". La formación ya ha anunciado que recurrirá el veredicto ante el Tribunal Supremo, según el periódico Dawn.

El Gobierno se ha mostrado cauto en su primera reacción, a la espera de "revisar en detalle" el contenido exacto de la sentencia, en palabras de una portavoz del primer ministro, Firdous Ashiq Awan. El jefe de Gobierno, Imran Jan, tiene previsto volver a Pakistán este jueves, después de acudir a Ginebra para el Foro Mundial sobre los Refugiados.