Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

Nanas para activar a los bebés

D.A.F.
-
Nanas para activar a los bebés - Foto: Tomás Fernández de Moya

La soprano María Huertas dirige un taller en el que anima a los padres a interactuar a través de la música con sus hijos

La soprano María Huertas choca una diminuta maraca con forma de limón con otros instrumentos de pequeña percusión que llevan los asistentes al taller de Nanas del Mundo que ayer impartió en la Biblioteca Pública del Estado. Con ellos baila y canta la Nana de la Semilla, aunque en el caso de los bebés, cuya danza se realiza en los brazos de sus madres o padres, su aportación es agitar con más o menos entusiasmo los peculiares sonajeros que la líder del grupo Il Parnaso Musicale ha puesto a su alcance.

En declaraciones a La Tribuna, la intérprete almagreña reconoció que esta actividad surge de su gusto por las nanas como composición musical, a lo que añade: «He estado muchos años con repertorio de niños y me encanta que los padres puedan transmitirles esas canciones a sus hijos».

Al tratarse de un taller de una única jornada, Huertas explica que sobre todo ha buscado «canciones que se puedan aprender fácilmente, que sean cortitas y asequibles para que las puedan memorizar y cantarlas en casa», explica.

En cuanto a la actuación de los bebés, la monitora del taller reconoce que «son impredecibles», de modo que entre la decena que ayer estaban en el salón de actos de la Biblioteca Pública, hubo de todo, desde quien intentaba alcanzar cualquier instrumento o sonaja que se pusiera a su alcance, hasta quien durmió plácidamente en su silla, mientras otros pequeños actuaban completamente ‘por libre’.

En la tarde ayer los participantes en el taller tuvieron ocasión de aprender nanas de Alemania, de Argentina, de Japón y una compuesta por la propia María Huertas.

Entre los padres, Carlos Recio, que acudió con una niña de tres años y un bebé de dos meses, explicó que con su pareja «estamos en un proyecto educativo de Ciudad Real que también tiene bastante contenido de arte», por lo que siempre están abiertos a participar en este tipo de actividades «porque a los niños les motiva mucho», asegura.