scorecardresearch
Javier D. Bazaga

NOTAS AL PIE

Javier D. Bazaga


¿Habrá sido un espejismo?

19/11/2021

Fue bonito mientras duró, pero parece que todo ha terminado. Es verdad que costaba imaginar que se hubiera logrado algo así en Castilla-La Mancha: un acuerdo sobre el agua que reuniera las voluntades de todos los partidos políticos de la región, asociaciones y comunidades de regantes, agentes sociales… Era increíble, pero durante casi un año fue cierto que en Castilla-La Mancha existió un Pacto regional por el Agua, fruto de esa voluntad de defender un interés común en materia hídrica para la región, que garantizase la suficiencia en el abastecimiento y la calidad de los caudales, así como la cantidad en la cabecera.
Aún existe ese pacto, sobre el papel, claro, pero parece que el acuerdo se ha desvanecido. Para ser más exactos, el consenso de la Mesa del agua ha saltado por los aires. Es posible que porque nunca antes se había puesto a prueba como lo ha estado esta semana, cuando el Partido Popular presentó una enmienda a los presupuestos generales del Estado en la que pedía volver al acuerdo del memorándum, dejando sin efecto la última modificación de las reglas del trasvase del pasado verano con las que se limitaba el número de hectómetros cúbicos trasvasables al Levante de 38 a 27. Enmienda que fue tumbada en el Congreso, pero que dejó en Castilla-La Mancha un muy mal sabor de boca con respecto a esa supuesta defensa cerrada del agua en la región.
También es posible que haya saltado por los aires porque el clima político también ha mutado. Ya no estamos al inicio de una legislatura en la que las cosas se pueden ver con cierta calma. Tampoco estamos inmersos en una lucha titánica para afrontar una pandemia. La estamos dejando atrás –siempre con el agradecimiento a los sanitarios y resto de servicios públicos, así como al enorme esfuerzo que se ha hecho por vacunar a la población–, y eso también se nota en que podemos desviar lo esfuerzos y atención a otros temas antes aparcados. Pero sobre todo, porque los principales partidos que ocupan el espectro político, véase PSOE y PP, han celebrado ya sus congresos regionales y el extra de motivación que dan estos cónclaves les han dado energía para empezar a mirar a las elecciones de mayo de 2023, en las que algunas encuestas auguran cambios relevantes como la salida de Ciudadanos de las Cortes y la entrada de Vox en su lugar, pudiendo dar lugar a una coalición de derechas.
Es posible que todo ello haya dejado a un lado ese interés común, y haya provocado esta ruptura de un consenso en torno al agua que fue muy difícil de conseguir, y que supuso un enorme paso para llevar ante los dirigentes nacionales una postura común, una sola voz, que permitiera poner sobre la mesa toda la contundencia del acuerdo por garantizar el agua en la región, y dar prioridad a la cuenca cedente. Pero no. Y mientras, se aprueba un nuevo trasvase. Sería deseable que la respuesta a la pregunta del título fuera negariva, y se pudiera recuperar ese consenso.