ESCAÑO CERO

Julia Navarro

Periodista y escritora


Madrid

02/10/2020

Los ciudadanos madrileños nos hemos convertido en rehenes del Presidente Sánchez y la presidenta Isabel Díaz Ayuso.

No es extraño puesto que son tal para cual, se parecen como dos gotas de agua. Ambos son "echados para adelante", convencidos de que valen más de lo que valen, hacen política con cierta chulería, desafiantes, y desde luego ninguno de los dos tiene la consistencia política suficiente para estar donde están. Pero eso también le pasa a buena parte de la nueva clase política.

Así que Isabel Díaz Ayuso decidió apenas había sido elegida presidenta de la Comunidad de Madrid, que ella sería quien daría la replica de la oposición a Pedro Sánchez. Pero no solo eso, también apostó por convertir Madrid en el espejo de lo que puede hacer el PP gobernando. Y Pedro Sánchez recogió el guante. Así que ambos políticos se vienen dedicando a fastidiarse, lo malo es que su terreno de batalla somos los madrileños, naturalmente madrileños somos todos los que vivimos en Madrid.

Sí, Sánchez y Díaz Ayuso nos han convertido en sus rehenes. Lo imperdonable es que tampoco han parado a pesar de la gravedad de la pandemia del maldito coronavirus. No hay día en que el uno y el otro busquen la manera de fastidiarse, lo que se traduce en fastidiarnos a los madrileños.

Ahora mismo mantienen un pulso insoportable porque tiene que ver con nuestra salud. El Gobierno Sánchez quiere confinar Madrid para cortar la transmisión del virus mientras que la presidenta Isabel Díaz Ayuso se niega en redondo.

El criterio del Gobierno Sánchez respecto a la pandemia ha sido un desastre, a los hechos me remito. España es el país europeo con más contagios. Y el criterio del gobierno autónomo de Madrid es igualmente desastroso puesto que nuestra Comunidad es la que más contagios y muertos arroja a las cifras oficiales.

El Gobierno Sánchez es siempre melifluo con los disparates de los partidos independentistas a los que necesita para gobernar, e implacable con el gobierno autónomo de Madrid al que le gustaría poco menos que aplastar.

Mientras, el Gobierno Díaz Ayuso parece haber hecho bandera de su gestión el enfrentarse con razón o sin ella al Gobierno Sánchez.

Y ahí están los madrileños, en medio de esta pelea poco menos que tabernaria entre el Presidente Sánchez y la presidenta Díaz Ayuso. Pero lo grave es que lo que está en juego es nuestra salud y nuestras vidas.

Ahora mismo el Gobierno, a traves del ministro Illa que iba de bueno pero ha enseñado una cara oculta, quiere confinar Madrid mientras que Isabel Díaz Ayuso se niega. Yo no sé quién tiene razón, pero en cualquier caso me parece imperdonable que no sean capaces de llegar a un acuerdo anteponiendo la salud de quienes vivimos en Madrid, en vez de regocijarse en ese pulso que se vienen echando los dos gobiernos para ver quién se sale con la suya en detrimento del otro.

Lo diré alto y claro: ninguno de los dos, ni Sánchez ni Ayuso, saben estar a la altura de las terribles circunstancias que supone esta pandemia.