scorecardresearch
Víctor Arribas

VERDADES ARRIESGADAS

Víctor Arribas

Periodista


Fuego politizado

31/07/2022

En realidad en España llevamos ya décadas de crispación y encanallamiento político. No se crean a los que dicen que ha sido la "nueva política" aparecida por generación espontánea en 2014 y 2015 la que ha traído estos usos sectarios a los que ahora asistimos, esto lleva varias décadas entre nosotros, diría que exactamente el mismo tiempo desde que desaparecieron los caballeros y señoras que llevaron a cabo la Transición, ese demonio precisamente de la nueva política. Hubo un tiempo no muy lejano en el que se hundía un barco y la culpa era del gobierno, llegaba un submarino extranjero y se criminalizaba al gobierno, se contagiaba una sola persona en el país por un horrible virus mortal y se convocaban manifestaciones. Usos y costumbres de la vida pública que son dignos sucesores de la época de Girolamo Savonarola, el monje dominico que en la Florencia del siglo XV creó la hoguera de las vanidades donde era arrojado cualquiera que no comulgara con los postulados del sacrosanto predicador. Hace unos pocos años, el que fue líder accidental del PSOE y dirigente regional asturiano Javier Fernández, nos dio a todos una clase de historia trayendo a nuestra televisión el nombre de Savonarola y pocas veces una metáfora de culturilla general ha sido tan oportuna. Demasiados savonarolas hay en la política española.

Los incendios forestales los causa el cambio climático, nos ha dicho el gobierno, pidiéndonos un acto de fe sobre ese nuevo dogma incontestable que es la emergencia climática, el afirmacionismo del apocalipsis frente al negacionismo del calentamiento del planeta, tan malo el uno como el otro. Pero en el margen de esa afirmación del buen progresista caben otros culpables del fuego, como los gobiernos autonómicos allá donde haya un buen fiscal que se intente ganar el mérito del nuevo jefe. Donde haya una buena apertura de diligencias contra el consejero de medioambiente de turno, que se quite cualquier otra andanada política o mediática. La teoría que defiende esta campaña unidireccional se basa en que las comunidades acusadas no hacen lo necesario para evitar los incendios que arrasan la superficie forestal, luego son las culpables de encender la llama. Olvídense de la imprudencia del que usó la cosechadora desoyendo las recomendaciones en Burgos, o el que prendió el fuego intencionadamente en San Juan de la Nava el fin de semana pasado. El cambio climático y los políticos, sea cual sea el partido que gobierne, son culpables. Y se crea un ambiente hostil contra ellos tal que cualquier rechazo de la ciudadanía a su presencia parecerá justificado. Y así, lastrando poco a poco el prestigio de la institución, se va calentando y haciendo parecer un necesario cambio de gobierno.