scorecardresearch
Elisabeth Porrero

Elisabeth Porrero


Vamos al cine esta tarde

17/11/2021

"Este domingo triste pienso en ti dulcemente…" decía el poeta cubano José Ángel Buesa en un precioso poema.

Es cierto que este día tiene fama de ser el más triste de la semana, sobre todo por la tarde y, más aún, en otoño. Por eso y especialmente ahora, que la pandemia parece ir remitiendo, sería un momento ideal para volver al cine.

Ya sabemos que actualmente, desde nuestras casas, el acceso a cualquier película es muy fácil y resulta más atractivo que antes gracias a plataformas digitales, muchos más canales y pantallas gigantes. Aun así, quedamos unas cuantas personas románticas a las que nos sigue apasionando ir a las salas de cine.

Podría decirse que es un encantador ceremonial que conlleva salir de casa, encontrarse con las amistades, con algún amor o con uno mismo y disfrutar en la oscuridad y la pantalla gigante de una historia que alguien ha creado para que soñemos.

El paseo de vuelta a casa, comentando la película en compañía o reflexionándola en soledad es también muy enriquecedor. O, por supuesto, la caña o la cena de después.

El presente otoño se presenta muy abundante en este sentido, con obras muy hermosas para ver. Muchas de ellas son españolas y nos ayudan a reconfirmar que el cine de nuestro país no deja de crecer en calidad y buen hacer.

Películas como "Maixabel", "Madres paralelas" o "El buen patrón" son grandes apuestas para este otoño. Las tres tratan sobre temas muy interesantes y que han marcado la historia de nuestro país como el terrorismo de ETA o la Guerra Civil. No sabría decir cuál de las tres me ha gustado más, pero, sin duda, cualquiera de ellas invita a una profunda reflexión y es un verdadero disfrute verlas.

El viernes pasado se estrenaron "Way down" y "Pan de limón con semillas de amapola", también españolas, basada esta última en la preciosa novela del mismo título de Cristina Campos.

La industria cinematográfica ha sufrido especialmente con la pandemia y, por tanto, volver a las salas es una manera de ayudarle a ella que tantos momentos felices nos ha hecho pasar antes de marzo de 2020.

Ver una película es, además, un hermoso modo de aprender sobre historia, arte, economía, sobre la vida de muchos personajes a nivel mundial y sobre muchos temas más.

Además, como el cine es un reflejo de la vida, se puede apreciar cómo han evolucionado las historias que se nos cuentan y que ya no acaban siempre con un final tan rosa como las de antes, sino de una manera más real.

Volved a las salas de cine o, si habéis vuelto, no perdáis esta hermosa costumbre. Ayuda a seguir soñando y creciendo.

ARCHIVADO EN: Cine, Pandemia