Diego Izco

TIEMPO MUERTO

Diego Izco

Periodista especializado en información deportiva


Ni uno ni otro

11/06/2021

Antes de meternos en la vorágine de la Eurocopa de los mil protocolos (¡Qué ojo tuvo Platini, metiendo 11 países como sedes y millones de kilómetros en viajes el puñetero año de la pandemia! ¡Visionario!), un último vistazo a cómo dejamos el patio de los fichajes antes de echar media persiana; digo «media» porque el mercadeo no se detiene nunca, pero ahora tendremos los sentidos puestos más en cómo atizar y con qué motivo a Luis Enrique que en los tejemanejes de los clubes.

En este último vistazo, digo, leemos con una lágrima caprichosa que es «casi imposible» que Haaland y Mbappé fichen por el Real Madrid. Realmente es imposible que fichen por nadie, tal y como está la economía del fútbol en pandemia, en los precios en que están tasados ambos… pero poner «casi» es la excusa para seguir mareando la perdiz. Pues no vienen. Ay. Y tras un «¡Ooooooh!» generalizado, el consuelo del presentador: «Puede seguir intentándolo cuantas veces quiera. Pero no se va con las manos vacías: aquí tiene el juego de programa y este aplauso del público». Ninguno de los dos. ¿Y Kane?, se pregunta ese muchacho desesperado ante el globo que se pincha por Mbappé y Haaland. Pues teniendo en cuenta que el Tottenham lo ha tasado en 170 millones de euros… Va a ser que no.

En algún momento deberemos pinchar la burbuja. Y mientras eso sucede, los aficionados tendremos que hacernos a la idea de que las inversiones multimillonarias se han terminado, que las estrellas que firmaron contratos estatosféricos son ahora reos de su propia ambición y de un mercado que nunca volverá. Hemos visto cómo se cruzaba el límite de lo grotesco y se tocaba un techo económico que jamás pensamos que íbamos a ver. Cuanto antes pongamos los pies en el suelo antes aprenderemos a convivir con el «no» de los 'Haalands' y 'Mbappés' del mundo. Desde luego, no a ese precio.



Las más vistas

Opinión

A las puertas de las iglesias

Nadie sabe, sí los sacerdotes, cuánto se los requiere buscando consuelo, esperanza, apoyo, respuestas. No podemos ni imaginar cuánta gente está necesitada de Dios, y se expresa de muy distintas maneras.