scorecardresearch
Sonsoles Arnao

Tiempos de swing

Sonsoles Arnao


Bachata en la Catedral

11/10/2021

C. Tangana ha demostrado que es un crack en esto del reggaeton business. El video de marras consiguió 2,3 millones de visualizaciones en 24 horas. Una exitosa promoción, también para la ciudad, y una exhibición de compra-venta. Con una buena billetera, nada se resiste, ni siquiera el Arzobispado de Toledo. Todo se compra y se alquila, también la Iglesia. Aunque haya sido para que El Madrileño y Nathy Peluso se lo montaran con el baile más sensual del mundo, según los expertos, la bachata solo es superada por la angoleña kizomba. Para representar un contoneo desinhibido con tirón de pelo incluido, en el suelo sacro que gestiona el ala más retrógrada de la Iglesia católica, una Eva con desnudo pixelado que lleva por manzana la cabeza del artista. Y sacerdotes libidinosos babeando por las esquinas.

Te puede gustar más, menos o nada el artista, pero hay que reconocer su avidez y osadía para crear y alimentar la polémica que le ayuda a hacer caja. Salen ateos a criticarle por sexista y creyentes por provocador y hereje. Vamos a ponernos de acuerdo con lo de las ofensas y la libertad de expresión. Si estamos de acuerdo en que toda creación artística merece libertad para expresarse y representarse, se debe aplicar en todos los casos.

Todo lo que vino después es lo de siempre. Previsible y más antiguo que la iglesia. C. Tangana le ha clavado un puching a los jerarcas eclesiales presentándolos como lo que son. Un nido de fariseos cuyos dogmas morales van cambiando a golpe de talonario. Que suelen dar rienda suelta a sus deseos y perversiones en privado mientras que reprimen derechos y libertades de los demás en público. Que critican la provocación de un baile en la catedral mientras esconden a un cura violador y condenado en alguna parroquia toledana. Pecadores al fin y al cabo, piden perdón, montan un teatrillo mediático con dos notas de prensa contradictorias y listo. Primero el subordinado, justificando el alquiler de las dependencias sagradas, no solo porque el videoclip no contraviene los preceptos de la fe, sino porque además estamos ante una historia que llama a la conversión cristiana de todos aquellos ateos que están zumba que te zumba con el reggaetón. Los caminos del señor son inescrutables y la Iglesia tiene que adaptarse a las nuevas manifestaciones culturales de la juventud.

Montada la tangana, tras la justificación, ha tenido que salir el Arzobispo cual infanta, esposa de corrupto, a decir que él "no sabía nada" y ha pedido perdón. La feligresía se ha revuelto y están exigiendo algo más que una nota de prensa. El arzobispo convoca un acto de celebración para "la conversión, reparación por los pecados y purificación". Un acto de autoflagelación colectiva, no sabemos si a golpe de bachata y si en la conversión procederá un milagro en formato Nathy Peluso. Nos piden a los no creyentes respeto a sus creencias religiosas cuando son sus propios jefes quienes les faltan el respeto.