scorecardresearch
Pedro Cantarero Verger y Miguel Ángel Merigó

Pedro Cantarero Verger y Miguel Ángel Merigó


La guerra del agua

18/07/2021

En los últimos 60 años las precipitaciones en España han disminuido un 30%, y del 70% restante 50% vendrían de precipitaciones normales y 20%  de episodios de lluvias torrenciales.

Las precipitaciones normales se saben dónde y cuándo se producirán, los episodios de lluvias torrenciales se pueden producir en cualquier época del año y en cualquier sitio de la península.

La nieve ha disminuido a la mitad y al alternar el invierno con episodios primaverales propiciando deshielo 'prematuro', disminuye todavía más las reservas de nieve, de forma que es fácil de entender porque la mayoría de los 350 embalses de la península estén secos.

A finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX se construyeron en Europa (varios en España) miles de km de canales para interconectar los ríos de todo Europa y solucionar las necesidades de transporte instalación es que en su mayoría se abandonaron (exceptuando su utilidad turística) a la llegada del ferrocarril.

En España si queremos que el agua de los episodios de lluvias torrenciales no se tire al mar hay que conectar todos los ríos de la península.

En un país con serio peligro de desertización tirar agua al mar tendría que estar incluido en el código penal.

CENTRALES HIDROELÉCTRICAS DE BOMBEO (CHB)

La Universidad Nacional Australiana en Melbourne ha hecho un estudio exhaustivo sobre las CHB.

El principio de las CHB consiste en la utilización de 2 depósitos de agua, uno inferior y otro superior. Cuando sobra energía eléctrica se bombea del depósito inferior al superior y cuando falta se suelta el agua del depósito superior turbinándola y produciendo energía eléctrica.

Este sistema es el más barato y más utilizado del mundo para almacenar energía eléctrica, cada vez más necesitada con el incremento de las renovables intermitentes, eólica y solar.

En el estudio han localizado los mejores sitios en el mundo entero y España gracias a sus embalses y su orografía se podría  instalar fácilmente 100.000 MW de potencia de bombeo, 50.000 para uso doméstico y 50.000 para exportar a Europa, sedienta de batería e inercia.

Normalmente se estima que las CHB son rentables cuando el coste de la instalación no supera el 1Millon € MW, ahora bien, en España, con sus pantanos y orografía sería super rentable, en muchos casos no llegaría a 500.000€ MW para instalación que dura 50 años y funciona 5000h al año.

La reciente incorporación en el ministerio de transición ecológica de las centrales de bombeo en su lista de prioridades nos permite poner sobre la mesa el sistema CANTAMER.

El sistema CANTAMER es una versión moderna de los canales que se construyeron hace dos siglos en Europa y que conectaría con un minicanal el Ebro y el Tajo.

Como se puede ver en el diseño que adjuntamos el mini canal empieza en el embalse de Mequinenza siguiendo la trayectoria del río Guadalope, Alfambra, ría Guadalaviar y Guadiela hasta llegar al pantano de Buendía.

Los embalses de Caspe II, Calanda, Santolea, Aliaga y Arquillo de San Blas servirían de depósito inferior y superior a la CHB, solamente sería necesario añadir al circuito dos pequeños embalses, uno a lo alto de los montes universales y otro en el río Guadiela, los embalses de Mequinenza y Buendía harían las funciones de depósito inferior.

Al tratarse de ríos de montaña en valles profundos, se podría hacer todo el recorrido (al estilo de los molinos de agua) con tuberías de baja presión horizontales y solo las tuberías de alta presión para los tramos verticales.

Cuatro tuberías de metro y medio de diámetro serían suficientes para el funcionamiento de las centrales de bombeo y para el aprovechamiento de los excedentes del Tajo o del Ebro al ser un sistema reversible que puede transferir agua del Ebro al Tajo y del Tajo al Ebro.

Como las necesidades de la CHB serían de 4000 horas al año el resto de las horas serviría para mandar agua de un río a otro.

Con el sistema CANTAMER en un año se podrán aprovechar 500Hm de agua que se hubieran tirado al mar. La cifra se puede multiplicar en caso de grandes crecidas.