NOTAS AL PIE

Javier D. Bazaga


Medidas necesarias

26/06/2020

Al final son medidas necesarias, y al principio también. Lo malo es que parece que los egos no permiten a unos y otros darse cuenta de ello hasta que el tiempo expira. Ayer, por fin, Gobierno y agentes sociales llegaron a un acuerdo para extender los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), hasta finales de septiembre. Una medida que a nadie gusta, porque a todos nos gustaría estar en la vieja normalidad y no en la “nueva normalidad”, pero que será clave para el sostenimiento del empleo ante esta situación.
Una situación de crisis económica que está aún por mostrar su cara más dura según las advertencias de los organismos nacionales e internacionales, y otra de crisis sanitaria que no se ha ido del todo. Y como muestra sirvan los “rebrotes” que nos está dejado esta desescalada con la retirada de las medidas de confinamiento, que bien por imprudencias o bien por la propia naturaleza del virus, está haciendo retroceder de fase a algún territorio. Por eso en la tarde de ayer se presentó este segundo Acuerdo Social en Defensa del Empleo desde el Ministerio de Trabajo.
Se ha ido por activa y por pasiva, no tiene ningún sentido sacar de estos expedientes a los trabajadores si no hay trabajo. Les recuerdo que el acuerdo firmado en mayo para estos ERTE expira este próximo martes 30 de junio. ¿Y luego qué? Pues eso es lo que han venido debatiendo, hasta casi el descuento, Ministerio de Trabajo, patronal y sindicatos, que lograron ayer fijar un “mínimo común” para poder llevar esta ayuda hasta finales de septiembre.
El presidente de la patronal nacional de fabricantes de automóviles y camiones (Anfac), José Vicente de los Mozos, decía esta semana en un encuentro digital -como todo ahora-, que nadie sabe cómo se va a comportar el virus en septiembre, o en octubre. Y que por tanto nadie sabe cómo va estar la economía ni en esos meses ni en los siguientes. Por eso pedía “flexibilidad” en las medidas y dilatar los ERTE para permitir a las empresas ir reincorporando a los trabajadores en función de las necesidades de producción, transformación o servicios.
También ayer se anunció el acuerdo entre el Ministerio de Seguridad Social y los representantes de los autónomos para extender la prestación extraordinaria por cese de actividad. Se aprobará hoy en un Consejo de Ministros extraordinario, y llevará igualmente la extensión de estas ayudas hasta finales de septiembre. ¿Que podrían ser más ambiciosos? Pues sí. Pero recuerden que estas ayudas y exenciones están saliendo del Estado, y sus fondos no son infinitos. Por eso las exenciones tanto en el caso de los ERTE como en el de los autónomos no serán tan generosas los próximos meses como los del principio de la pandemia.
Pero ahora toca ayudar a los que más lo necesitan, y facilitar las cosas a las empresas para que ellas puedan mantener el empleo de este país. Y no será fácil. Pero medidas como las aprobadas entonces, y ahora prorrogadas, son medidas necesarias.



Las más vistas