scorecardresearch
Pilar Gómez

MIS RAZONES

Pilar Gómez


Presupuestos de ficción

11/10/2021

Pedro Sánchez ha alcanzado el culmen de la satisfacción al cerrar el boceto de los Presupuestos del Estado para el año próximo a tan sólo unos días de que arranque el 4o Congreso del PSOE. Para lograrlo, ha tenido que ceder a cuantas exigencias le plantearon sus socios podemitas así como dejar de lado a la titular de Economía y vicepresidenta del Gobierno, Nadia Calviño, que se ha convertido en la figura de cera del Consejo de Ministros.
Los Presupuestos, según coinciden todos los analistas, economistas y expertos en la materia, son unas cuentas que poco se compadecen con la realidad dado que disparan el gasto para satisfacer a determinados segmentos de la sociedad en los que mayoritariamente se decide la orientación de unas elecciones. Son, por lo tanto, presupuestos populistas orientados a dar satisfacción a pensionistas, desempleados y jóvenes, que representan más de 22 millones de votantes.
Voluntarismo e irrealidad son las dos notas dominantes en estos números que tan jactanciosamente ha presentado Sánchez, basados en disparar el gasto e ignorar la escalada de la deuda y el peligroso déficit, asuntos menores en la cabeza rectora del Ejecutivo. Unas cuentas públicas que, dicho queda, no plantean en un proyecto razonable de Nación para los próximos treinta años, en absoluto. Tan sólo tienen el punto de mira fijo en los comicios de 2024, lo único que realmente despierta el interés de Sánchez, convertido en un taimado egoísta, ajeno a los problemas de un país que padece estrecheces económicas y un profundo desaliento emocional.
En la España sanchista hay 2,5 millones más de personas en pobreza severa que cuando llegó este equipo disparatado al poder. Poco importa. Sánchez, para compensar, se dedica a obsequiar bonos de alquiler a los jóvenes que tienen trabajo, que son los menos, y bonos culturales a quienes se pasan el día buscándolo, que son los más. El 42 por ciento de la gente con menos de 25 años no tiene empleo ni visos de conseguirlo. Un panorama desalentador al que se suman estos presupuestos teledirigidos por Podemos, el único partido comunista que forma parte de un Gobierno europeo, así como a los nacionalismos periféricos, como ERC y PNC, cuyo único objetivo es dinamitar la integridad de nuestro país y convertirlo en una Yugoslavia sin destino. Este es el panorama que jactanciosamente llevará Sánchez al congreso de su partido, una reunión mustia y lanar, una apoteosis del 'sí presidente' que dice muy poco de lo que el PSOE ha sido durante décadas.