scorecardresearch
José Manuel Patón

LA PLUMA CONTRA LA ESPADA

José Manuel Patón


El Poder Judicial sigue en manos de los partidos

01/09/2021

Mientras los talibanes obligan a las mujeres a ponerse un velo y las radicales feministas españolas callan, no sea alguno de ellos las señalen con el dedo y las condenen a muerte en una fatua como a Salman Rushdie por revelarse contra la sharia, -más vale seguir criticando al método occidental que ponerse en una diana por muy por muy necesaria que sea la defensa de las mujeres afganas-, y algún gilipolla que queda suelto por ahí defendiendo todavía la ‘alianza de las civilizaciones’ que otro defendió en su día mientras se forra dando conferencias, -al ser en inglés y no hablarlo el conferenciante, no se enteran de lo que dice,- en España se sigue una guerra intestina por el poder.
El Poder Judicial, podrido ya por la ambición personal de algunos, que quieren ser magistrados del Constitucional en premio a sus favores políticos, busca argumentos para que los partidos políticos sigan nombrando a su mayoría. Que si mi religión me lo prohíbe, que si mis padres no me dejan, que si la abuela fuma…, total que su presidente se pone en paralelo a Podemos y al PSOE con el mismo argumento: el Consejo del Poder Judicial está obstruido por el PP y hay muchos nombramientos judiciales pendientes que no puede hacer este Consejo por haber caducado su mandato.
El argumento está fenomenal para los tontos que no sepan leer entre líneas. La verdad que subyace es que la propuesta del PSOE presionada por los podemitas es nombrar a miembros de su cuerda y no hacer sus deberes como demócratas dejando a los jueces que se elijan entre ellos y no metiendo las manos en el Poder Judicial que debe ser independiente del poder político. El Poder Judicial independiente defiende a los ciudadanos de los abusos del poder político de manera que si una ley se sale de madre contra nuestra formula occidental de democracia,- ya sabemos que para Ortega en Nicaragua, la democracia tiene otro formato, como en Cuba, Venezuela o Corea, encarcelando a los opositores-, llegan los jueces, la suspenden, la congelan o la anulan. ¿Cómo podrían defender a los ciudadanos los jueces si han sido nombrados por los políticos que han dictado las leyes que tienen que depurar? Difícilmente un magistrado del Tribunal Constitucional designado por una facción política, da igual que sea de derechas o de izquierdas, va a echar abajo una ley dictada por su señorito.
La democracia se fundamenta en la independencia del Poder Legislativo, del Poder Ejecutivo y del Poder Judicial, y si la tercera pata falla estamos en manos de quien mande en ese momento, y da igual que sea la derecha, la izquierda. Lo otro es fascismo o comunismo, es decir, totalitarismo.
Por eso Lesmes, como presidente, en vez de seguirle la corriente a los que quieren nombrar las plazas vacantes, y por eso tienen prisa antes de irse en unas hipotéticas elecciones. Pero, ¿qué interés puede tener el señor Lesmes para que le renueven a él? ¿Otro nombramiento, un Scalextric en Navidades?
En vez de luchar por la independencia judicial, nos dedicamos  a apoyar al poder…, no digo yo nada, pero parece raro…