En Mercuralia

Nieves Fernández


Kamala y otras mujeres fenomenales

11/11/2020

Comienzo de la cita: «Estoy hablando»…  Dice Kamala Harris, la nueva vicepresidenta de Estados Unidos. Sus dos palabras están desde hace tiempo en las camisetas y sudaderas que diseña su sobrina Meena Harris.
Meena Harris es fundadora de la marca Phenomenal Woman, con su imagen de tita (aunty) vicepresidenta de los Estados Unidos, las sudaderas ya se pueden comprar en el comercio online a un precio de 60 dólares, pero lo importante es que al comprarlas te sumas al movimiento global de ‘mujer fenomenal’, donde hay colecciones para todo tipo de mujer, para la mujer latina, la mujer negra, la mujer asiática, la mujer trans, la mujer indígena, etc., también, como dice la vicepresidenta, «para todas las mujeres que han sido interrumpidas al hablar por un hombre».
Kamala Harris, abogada californiana y senadora desde hace tres años, es hija de la científica biomédica india e investigadora de oncología mamaria, fallecida en 2009, Shyamala Gopalan, citada en el magnífico discurso triunfal de su hija, con matices feministas. Una frase recordó de su madre: «Puede que seas la primera, pero asegúrate de no ser la última». Toda una declaración de intenciones.
Kamala Devi Harris lleva el sobrenombre de Devi, que en el origen de los Vedas significa diosa. Tanto a ella como a su hermana menor, Maya Harris, su madre les puso nombres sánscritos derivados de la mitología hindú para que conservaran su identidad cultural. 
Su padre, Donald Harris, profesor emérito de Economía de la Universidad de Stanford, migrante jamaicano, solía recordar la vida de sus abuelas, próximas a las plantaciones de esclavos.  
Kamala de pequeña residió en Canadá con su madre, ya con padres divorciados, viajó alguna vez a la India a visitar a su abuelo, diplomático hindú, tomando contacto con los templos hinduistas, aunque en religión se define como evangélica. De niña, estuvo con su hermana en un coro y formó parte de una pequeña compañía de danza de seis bailarines.
Kamala fue nombrada fiscal en 2004 y sus medidas de reinserción me recuerdan a las del juez manchego Emilio Calatayud, a favor de la educación y contra los castigos en menores, al instruir medidas educativas para delincuentes no violentos, como por ejemplo: debían acudir con diplomas de estudios secundarios, mantener empleos estables, recibir clases especiales o pasar pruebas de detección de drogas. Como buena Libra representa el equilibrio de lo justo y lo leal. Está en contra de la pena de muerte y de las armas de asalto.
Kamala se casó en 2014 con Douglas Emhoff y tiene dos hijastros. Toda su familia es californiana y siempre se ha sentido mujer negra, rasgo del que se siente muy orgullosa.
El presidente de Estados Unidos la eligió como compañera de campaña. Atrás quedaron los comentarios de mal gusto sobre mujeres de Trump, del otro candidato en Pensilvania. Quién sabe si Kamala podrá ser en poco tiempo presidenta fenomenal de EEUU, sea por ley de vida.