scorecardresearch

El voluntariado total se acoge a Mille Cunti

Diego Farto / Ciudad Real
-

La asociación surgida a finales de 2014 desarrolla actividades de carácter cultural, al mismo tiempo que realiza animaciones en hospitales o brinda orientación a jóvenes

De izquierda a Derecha, Miriana Squillaci, Cristina Imedio y Virginia Rodríguez. - Foto: Pablo Lorente.

Ciudad Real cuenta con una asociación de voluntarios, Mille Cunti, fundada en diciembre de 2014 y que desde los primeros días de 2015 despliega su actividad en campos como la animación en hospitales, en especial para niños, hasta la organización de exposiciones fotográficas, pasando por charlas de orientación para jóvenes hasta el intercambio de libros y sigue lanzando nuevas propuestas que van de lo social a lo cultural sin ningún tipo de limitación.

La entidad que preside la napolitana Miriana Squillaci tiene toda una batería de iniciativas para el próximo 23 de abril, con motivo de la celebración del día del libro, aunque todavía está buscando una plaza que sirva de escenario.

Así, desarrollará una actividad de intercambio de libros por productos específicos para gatos y perros. Squillaci desvela que se ha recibido una donación de 65 obras de la Biblioteca Pública del Estado, y al mismo tiempo el Espacio Joven recibirá otras donaciones de libros de ciudadanos. El material que se recoja con esta iniciativa se donará a Ciudad Real Cats y la protectora de animales El Bunker, de Carrión de Calatrava.

Pero esta no será la única actividad de Mille Cunti en el Día del Libro, puesto que Squillaci anuncia que están preparando yincanas culturales para niños y para adultos, además de actividades como cuentacuentos, tanto por la mañana como por la tarde, y talleres de marcapáginas y manualidades.

El colectivo cuenta con una veintena de miembros, entre socios y voluntarios que son los que determinan en qué campo desean desarrollar sus actividades y aportan ideas para nuevas iniciativas.

Esta tarde, como casi todos los lunes, algunos de ellos estarán en el bar La Tontería, donde realizan un intercambio de libros que en el último año ha servido para dar más eco a sus actividades.

Squilacci, que llegó a Ciudad Real en septiembre de 2014, con el propósito de cumplir un voluntariado europeo con actividades en centros sanitarios, entró en contacto con asociaciones que trabajan con colectivos en riesgo de exclusión. La joven napolitana refiere que «entre cuatro o cinco chicos» fundaron la asociación para hacer «animación a la lectura y animación en general en los hospitales». Aunque para su sorpresa, el proyecto «se ha hecho mucho más grande» por las propuestas de cada voluntario y el eco en las redes sociales de las actividades que se realizan en Pediatría hospitalaria.

Además, en la capital se han organizado cinco exposiciones de fotografías, de las que una estuvo en la Biblioteca Pública; y una serie de charlas sobre recursos europeos para jóvenes y voluntariado.

Virginia Rodríguez, una voluntaria que se incorporó el pasado mes de noviembre, afirma que empezó «con una iniciativa en la Unidad Infanto-Juvenil y ahora estoy en un proyecto nuevo con drogodependientes, pero sólo como apoyo, por razones de estudios».  

Cristina Imedio, una recién incorporada al grupo, confiesa que le gustan las actividades que se realizan en Pediatría, «me pareció muy bonito», señala antes de anunciar que próximamente realizará varias propuestas.