Caballero propone que los pueblos tengan transporte gratuíto

J.A.J
-

El presidente de la Diputación de Ciudad Real plantea que vecinos de pequeñas poblaciones tengan "una oferta de transporte sostenible y gratuito" que les permita acceder a la oferta de ocio de sus cabeceras de comarca sin tener que mudarse a ellas.

Caballero propone que los pueblos tengan transporte gratuíto

El presidente de la Diputación Provincial de Ciudad Real, José Manuel Caballero, ha defendido propuestas como dotar a los municipios con poco población de un transporte público gratuito como incentivo para sus habitantes y así revertir el fenómeno de la despoblación de medios rurales. Así lo planteó durante su comparecencia este martes ante la Comisión de Estudio sobre la Despoblación de las Cortes de Castilla-La Mancha.
El presidente de la Diputación de Ciudad Real propuso que vecinos de pequeñas poblaciones tengan «una oferta de transporte sostenible y gratuito» que les permita acceder a la oferta de ocio de sus cabeceras de comarca sin tener que mudarse a ellas.
Caballero planteó con esto «dar una vuelta radical» al sistema de transporte público en las zonas rurales con el fin de acercar no sólo servicios sino también alternativas de entretenimiento con el objetivo de que vivir en un pueblo no sea sinónimo de estar privado de un ocio digno en el siglo XXI. «No podemos poner un cine en cada pueblo- reconoció el dirigente ciudadrealeño- pero lo que tiene que haber es una oportunidad para que los vecinos puedan ir al cine en, por ejemplo, Puertollano, con tranquilidad y sin coste».
Caballero propone que los pueblos tengan transporte gratuítoCaballero propone que los pueblos tengan transporte gratuítoEl presidente ciudadrealeño remarcó que ya ha expuesto esta idea al consejero de Fomento, Nacho Hernando, y repuso que es factible para permitir una sinergia entre cabeceras de comarca y sus pueblos circundantes sin que las primeras se acaben quedando a los habitantes de los segundos.


«A nadie se le puede obligar».

Caballero hizo un repaso de la evolución del fenómeno de la migración del campo a la ciudad desde el siglo pasado, y llegó a la conclusión de que «a nadie se le puede obligar a vivir donde no quiere», por lo que las soluciones a la despoblación pasan por dotar de atractivos a la vida en los pueblos para que puedan atraer nueva población.
El presidente de la Diputación ciudadrealeña no pudo evitar referirse a un fenómeno generalizado por la epidemia del coronavirus, el teletrabajo, presentándolo como una «oportunidad» para fijar empleos en zonas rurales que no llegarían con sedes físicas. Por ello, urgió a mejorar la implantación de nuevas tecnologías en estas áreas.