«¿Imaginan a los herederos de Cospedal gestionar la Covid?»

C.S. Rubio
-

El secretario de Organización del PSOE de Castilla-La Mancha sostiene que «el debate sobre la Monarquía es artificial y no viene a cuento. En estos momentos no se puede cuestionar el pacto constitucional», afirma Sergio Gutiérrez

Sergio Gutiérrez, secretario de Organización del PSOE de Castilla-La Mancha. - Foto: Yolanda Lancha

El debate sobre la Monarquía se ha colado en la agenda política y, también, en esta entrevista. El secretario de Organización del PSOE regional, Sergio Gutiérrez, lo tiene claro: «no es momento de cuestionar el pacto constitucional». Y «como no se puede abrir el melón constitucional, lo único que pueden hacer los partidos es respetar a rajatabla del primero al último de sus artículos», avisa.
Como apunta a La Tribuna, lo importante ahora es vencer a la Covid. Una lucha en la que lamenta que no esté todo el mundo. «El PP ha querido aprovecharse del virus para derrotar al Gobierno de Page». «Se ha llegado a culpabilizar al Gobierno de las víctimas», denuncia.
La lucha contra la Covid está marcando el día a día del nuevo curso político que se abre tras el Debate sobre el Estado de la Región. ¿Estamos preparados para la segunda ola que ya tenemos encima?
El conjunto de las administraciones hemos hecho los deberes. Hay material de protección suficiente, se han reforzado los sistemas sanitarios, hay rastreadores y, sobre todo, hay un mayor conocimiento de cómo se comporta el virus.
Además, en esta segunda ola los contagios se están produciendo en población de menor riesgo, en gente que quizá está bajando la guardia. Por eso quiero hacer un llamamiento a la responsabilidad individual, a no ser portadores de virus y no propagarlo. Al final, todo dependerá de dos cosas: de la ciencia, de lo que avance la vacuna y el tratamiento, y de la actitud de cada uno.
Viendo lo que está pasando estos días, ¿se puede decir que Madrid es realmente una bomba vírica?
En Madrid cayó una bomba vírica (enfatiza), que es lo que dijo el presidente Page y lo que también ha dicho Feijóo hace unos días e, incluso, lo que llegó a decir Ayuso el día que compareció con Pedro Sánchez.  
Aquí, a pesar de lo que dice el líder del PP de Castilla-La Mancha, no hay ningún culpable, solo víctimas. Insisto, a Madrid le cayó una bomba, no la tiraron ellos. El único culpable es el virus, contra el que nos tenemos que enfrentar con la mayor unidad posible.
Cerca del 80% de los contagios que se produjeron durante el verano en Castilla-La Mancha y gran parte de los contagios que se produjeron durante la primera ola tienen una relación directa con la Comunidad de Madrid, según los estudios epidemiológicos. No estoy señalando culpables, sino dónde están los focos del problema.
En Madrid hay 8 millones de personas concentradas, con mucha movilidad de población... es un lugar muy difícil de gestionar. Por eso hay que tomar medidas excepcionales.
Medidas consensuadas, porque lo que ha pasado en Madrid es que no se han puesto de acuerdo.
No se puede hacer política con el virus. El virus no entiende ni de ideologías, ni de carnés políticos, ni de riqueza o pobreza. Además, no podemos entrar en una dicotomía absurda entre economía o salud. De lo que se trata es de evitar un confinamiento total y, sobre todo, de que haya el menor número de muertes posible. De entre todas las opciones posibles, ninguna buena, se trata de coger la menos mala, que en tiempos de pandemia es siempre la más precavida.
Entiendo todas las posturas, hay mucha gente que está sufriendo  y que está haciendo un gran sacrificio personal y económico, pero ahora tiene que prevalecer este sacrifico por el bien de la salud. Estoy convencido de que estamos al final de la batalla y que este último sacrificio se verá recompensado en pocos meses.
La ‘vuelta al cole’ ha sido uno de los grandes temores de este verano.  ¿Cómo ha vivido este momento Sergio Gutiérrez como padre? ¿Se ha planteado en algún momento no llevar a sus hijos al colegio?
Nunca, ni mi hija tampoco se lo planteó. Es más, lo necesitaba. Nuestros hijos necesitaban socializar y, a pesar de lo que decían los agoreros de agosto, la vuelta al cole ha sido ejemplar, por las medidas y protocolos que ha puesto en marcha la administración y, sobre todo, por el gran esfuerzo y sacrifico de los equipos directivos y de los docentes. Apenas hemos tenido un 0,5% de incidencia de manera continua en este último mes, a pesar de lo que decían los agoreros del PP.
Hay que agradecer a mucha gente el que nuestros colegios sean espacios seguros y de aprendizaje, pero también espacios de convivencia, muy necesarios para la salud mental de nuestros hijos e hijas.
Los partidos de la oposición reclaman un plan de rescate para la hostelería y el turismo, uno de los sectores que peor lo está pasando. El PSOE insiste en incluirlo dentro del pacto por la recuperación firmado con Ciudadanos, donde el PP se niega a entrar. ¿No cabe la flexibilidad aquí? ¿Estarían dispuestos a sentarse para este tema en concreto fuera de la mesa del pacto?
Esto es retórica que solo sirve para los debates parlamentarios. La realidad es que si el PP no quiere ayudar, el Gobierno de Page lo hará sin el PP pero con ayuda de todos los demás, de los agentes sociales y, seguramente, de Ciudadanos. Mire, el PP de Castilla-La Mancha puso la condición de dar ayudas de 300 euros a los autónomos, más o menos lo que supone la cuota de la Seguridad Social, y el Gobierno de Page ha dado una ayuda de entre 1500 y 3000 euros a 45.000 autónomos, el cien por cien de los que lo han solicitado, y aún así no se sumaron al pacto.
 Vamos a seguir ayudando a la hostelería y a todas las personas que están sufriendo los efectos económicos de esta pandemia, desde Gobierno de España y desde el de Castilla-La Mancha. ¿Se imaginan al PP haciendo todo esto? ¿Alguien se imagina a los herederos de Cospedal, de Rajoy y de Montoro gestionando esta crisis?. La voluntad política ahora es totalmente diferente.
¿Qué ha pasado entre el PP y el PSOE? La legislatura empezó con un amago de cierta sintonía tras años a cara de perro.
Ha pasado que el PP de Castilla-La Mancha ha querido aprovecharse del virus para derrotar al Gobierno de Page, en lugar de ayudarle a derrotarlo. Aquí se ha llegado a culpabilizar al Gobierno de las víctimas. ¿Alguien con buena fe puede decir que el número de víctimas de Castilla y León serían menos si allí gobernara el PSOE o que aquí también habrían sido menos si gobernara  Núñez?  Otra cosa es valorar la gestión sanitaria a medio plazo, de cómo en unos sitios se ha recortado en Sanidad y en otros la hemos reforzado.
Cuando aparece la pandemia hay una foto fija que hay que gestionar con las cartas que tienes, con el material que tienes en los almacenes. Esto no ha dependido del color político. Eso sí, la política sirve para ayudar a que este transito sea  lo menos doloroso posible, o para aprovecharse de este dolor e intentar arañar unos pocos votos. En la primera opción estará siempre el PSOE.
Lo que sí es significativo es la sintonía con Ciudadanos. Mejor que en su día con Podemos...
Ciudadanos hace críticas duras y aprieta en la mesa de negociación, donde en muchas ocasiones ha moldeado la posición del Gobierno de Castilla-La Mancha. En una pandemia se trata de que todos, con buena fe, aportemos nuestra visión para dar una solución conjunta. El PP se ha negado a esto.  
Ciudadanos ha demostrado que se puede ser una oposición dura sin ser una oposición cruel, que se puede criticar al Gobierno pero ayudarlo a vencer a un enemigo común. Sinceramente, no comparto muchas cosas de Ciudadanos, pero su diferencia con el PP es evidente: el PP de Núñez se ha instalado en una trinchera imaginaria para intentar golpear al Gobierno, como si eso fuera importante en una pandemia. Les costará caro. Quien utiliza el dolor para ganar votos, los pierde todos. Ese es el destino final de Paco Núñez.
Los populares insisten en que García-Page está preparando el salto a la política nacional.
A falta de propuestas, incluso de buena fe en la pandemia, se tienen que inventar cada día un titular. Este no tiene más recorrido que el ser una ensoñación del presidente del PP.
Y hablando de política nacional, ¿Pablo Iglesias debería dimitir tras los últimos acontecimientos del caso Dina?
Sinceramente, no conozco la profundidad del caso, pero creo que la gente está harta de que cuando algo afecta al partido contrario pedimos rápidamente la dimisión, y si afecta a uno cercano buscamos excusas. Si se abre juicio oral, el código ético del PSOE, y por tanto del gobierno socialista, debe cumplirse sin ninguna excepción, no se puede ser hipócrita en esta ocasiones.
El caso Kitchen, el cuestionamiento de la Monarquía, el tema catalán... El Congreso y la política se están alejando de los problemas de la calle.
Coincido en que la sensación que se transmite de la política es la de bronca continua y que esto provoca desafección. Hay partidos que inventan cortinas de humo para resolver sus cuestiones internas y partidos, como el PP, que han abandonado el centro para competir con las radicales . Esto no ayuda ni a la convivencia, ni a resolver los problemas ni mucho menos a la política. Necesitamos un esfuerzo por la convivencia en el país.
Pero en este mensaje no todos tienen la misma responsabilidad. Veo a algunos partidos de la oposición que lo único que hacen es calentar la calle para ver si, en río revuelto, pescan algún pez. No es justo, no es lo que necesitan los ciudadanos.
El cuestionamiento de la Monarquía  está tenido un gran impacto en la opinión pública. Máxime cuando es una de las instituciones mejor valoradas por los españoles y una de las bases del sistema democrático. ¿Este debate en estos momentos es una cortina de humo de Podemos?
En estos momentos no se puede cuestionar el pacto constitucional. No se trata de Monarquía o República, sino de respetar el pacto de convivencia que nos dimos todos. Es un debate artificial y que, sinceramente, no viene a cuento.
Para reformar la Constitución se necesitaría un gran consenso, no se pueden cambiar la reglas de juego si no existe un porcentaje de apoyo cercano al 90 por ciento. Y si no somos capaces de ponernos de acuerdo para cuestiones básicas... como para abrir el melón constitucional. Y como no se puede abrir el melón constitucional, lo único que pueden hacer los partidos es respetar a rajatabla del primero al último de sus artículos.
Volviendo a Castilla-La Mancha. Los fondos europeos son la gran esperanza para la recuperación. ?A qué podemos optar y en qué se deberían gastar?
Castilla-La Mancha va a optar a captar el mayor numero de fondos posible. Apostamos por elaborar grandes proyectos para la transformación económica de la región. Estos fondos se tienen que aprovechar para modernizar España y Castilla-La Mancha. Hay que apostar por digitalización, por ayudar a nuestras empresas a ser más competitivas y, por tanto, a crear más y mejores empleos, a crear las infraestructuras que necesitamos y, en definitiva, a apostar por la nueva economía circular o verde.
Se está trabajando con mucha ambición, se ha creado un grupo de trabajo con empresarios y sindicatos y queremos crear otro en las Cortes regionales con todos los grupos. Se trata de aprovechar estos fondos para hacer un gran proyecto compartido de región, no para tapar agujeros.

¿Como marcha el pacto por la recuperación regional firmado en junio con Ciudadanos? ¿Tienen alguna nueva medida en cartera?
El pacto con Ciudadanos se ha cumplido ya en un 70 u 80 por ciento y queremos que los presupuestos de 2021 se puedan firmar desde el espíritu de este pacto. Aunque el PSOE tenga mayoría absoluta, la directriz que nos ha dado el presidente es que cuando más cabezas trabajen por la región, mejor. El debate de los presupuestos regionales puede ser una oportunidad para que el PP haga una enmienda a la totalidad a su actitud y se incorpore a esta voluntad de trabajar por la región.
Tanto el PSOE como el PP han presentado sendas leyes regionales ‘antiocupa’, casi pisándose en el registro de las Cortes. ¿Será posibles fusionarlas? ¿Y que margen de acción tiene una región en este tema?
De lo que se trata es de llevar la iniciativa y de abrir el debate. Desde el PSOE queremos justicia con la vivienda. Ni queremos personas desahuciadas injustamente, de ahí nuestras medidas antidesahucio y las ayudas sociales, ni queremos ocupaciones ilegales, la inmensa mayoría vinculadas con mafias y actos delictivos. Por eso creemos que es importante provocar el debate en las Cortes Generales.