178 positivos tras el fin de semana y dos fallecidos

R.Ch.
-

Las cifras de hospitalizados se mantienen estables, por encima de los 70 pacientes, y la incidencia sigue su tendencia a la baja

178 positivos tras el fin de semana y dos fallecidos - Foto: Rueda Villaverde

Ciudad Real mantiene a la baja su curva de incidencia del coronavirus tras un fin de semana que le ha costado la vida a dos personas más. Según la actualización de datos ofrecida por Salud Pública de Castilla-La Mancha, el COVID-19 ha matado ya a 1.709 personas en la provincia, donde, pese a todo, las cifras cada vez van a mejor. 

La provincia encara la recta final del estado de alarma con una incidencia que se mantiene a la baja ya durante una semana y que deja cifras de contagios de 208 casos por 100.000 habitantes, según los datos que notifica el Gobierno regional. Desde el viernes y hasta el domingo, Ciudad Real sumó 178 contagios, lo que elevó el número total de positivos la pasada semana a los 504. La semana anterior fueron 525 y la anterior, 612. 

Un descenso que aún deja la incidencia en valores de riesgo alto en el ámbito provincial, cada vez más lejos del umbral de riesgo extremo, que se sitúa a partir de los 250 contagios por 100.000 habitantes en un plazo de 14 días. En toda la región Guadalajara y Toledo rebasan esa cifra de incidencia, aunque la evolución es distinta: mientras en Guadalajara baja con fuerza, en Toledo lleva creciendo ya una semana. 

Donde se estabiliza el efecto de la pandemia es en los hospitales de la provincia. Según la Sanidad autonómica hay 74 personas ingresadas en cama convencional en los seis hospitales públicos del Sescam. Son apenas una persona menos que el pasado jueves pero 10 menos que hace siete días. El hospital de Valdepeñas, único municipio de toda Castilla-La Mancha con medidas de nivel 3 reforzado, las más estrictas, es el que más pacientes suma, una veintena. Además, pernamecen atendidos en planta por culpa del SARS-CoV-2 otras 18 personas en Ciudad Real, 14 en Alcázar de San Juan, 13 en Puertollano, seis en Manzanares y tres en Tomelloso.

En las UCI hay un aumento del número de ingresos de los casos más graves de coronavirus, con 23 personas que precisan respiración artificial. Son cuatro más que hace una semana y el pico de ingresos más alto desde mediados de marzo.

Por último, en las residencias de mayores hay tres centros con al menos un positivo confirmado entre sus residentes de los nueve centros de toda Castilla-La Mancha que tienen casos activos de COVID-19. En total hay 10 infecciones en la región.