scorecardresearch

La renta en la provincia creció 150 euros pese al COVID

R. Ch.
-

El impacto de la pandemia frenó el aumento de los ingresos de las familias de Ciudad Real, que tiene en la capital a su ciudad más rica y en Agudo al municipio con menos renta

El barrio de Ciudad Jardín de Ciudad Real vuelve a ser el más rico de la provincia. - Foto: Rueda Villaverde

El impacto de la pandemia del coronavirus frenó en seco el crecimiento de la renta de los hogares de la provincia durante 2020, año en el que, pese a todo, se incrementaron los ingresos en unos 150 euros de media, según recoge el Instituto Nacional de Estadística (INE) a partir de los datos de la campaña del IRPF de aquel ejercicio, marcado por el coronavirus, el confinamiento, la ralentización de la economía y las ayudas aprobadas para apuntalar las economías familiares y de las empresas. 

En Ciudad Real, los hogares de la provincia tenían entonces una renta neta media de 26.842 euros. Eran 151 euros más de lo que declararon en 2019 y 1.200 más de los que registraban, de media, en 2018. Eso sí, entonces, la renta de la provincia crecía en torno al cuatro por ciento;en 2020 lo hizo a un ritmo del 0,6 por ciento. 

El Banco de España señalaba que Ciudad Real iba a ser una de las provincias de España donde menos se iba a notar el impacto del COVID en su economía debido al contrapeso que tenía el campo a sectores que más notaron la crisis como el turístico. Y el INE lo confirma ahora. Ibiza, Formentera, Mallorca, Fuerteventura, Lanzarote y Menorca fueron los territorios donde el nivel de renta se redujo más en 2020, por encima del cinco por ciento. En el otro lado, provincias como Soria, Almería, Cuenca o Ávila, con más peso agrícola, soportaron mejor la crisis con más dinero en los hogares.

Que creciera la renta media en los hogares de Ciudad Real no significa que lo hiciera en todos, ni que allí donde aumentó, lo hiciera al mismo ritmo. De los 102 municipios de la provincia, en 33 bajó la renta de hecho. Uno de cada tres municipios se empobreció en el año del COVID y en dos de cada tres las familias fueron algo más ricas. Un año antes la renta  solo bajó en 11 localidades. En 2020, Agudo fue el pueblo de Ciudad Real donde más bajó la renta media de sus hogares, se desplomó más del 20 por ciento, y San Lorenzo de Calatrava donde más creció, en torno al ocho por ciento.

¿Qué hizo el COVID? Profundizar en las diferencias. Entre la decena de municipios donde la renta bajó más en 2020, ocho ya estaban en el pelotón de las localidades con menos ingresos de sus habitantes. Desde Agudo a Nalvapino pasando por San Carlos del Valle, Santa Cruz de Mudela, Hinojosas de Calatrava, Terrinches y Fontanajero. 

la capital, la más rica. Según el INE, Ciudad Real capital sigue siendo el municipio donde sus habitantes declaran más renta, son los más ricos de la provincia. Está por delante de Alcázar de San Juan, Poblete, Miguelturra, Manzanares, Membrilla, Llanos del Caudillo, Almodóvar del Campo y Puertollano. De las 10 secciones censales, esto es, de los barrios con más ingresos de Ciudad Real, nueve están en la capital y uno en Puertollano. Si se amplía la mirada hasta los 20 más ricos, 16 están en la capital, y al de Puertollano se suman zonas de Miguelturra, Alcázar de San Juan y Valdepeñas.

Los ingresos medios de los hogares de la capital alcanzaron, de media, los 34.300 euros, unos 300 más que antes del COVID. La evolución en los últimos cinco años es positiva. Euro a euro, la renta media de los vecinos de la capital ha ido mejorando en casi 4.000 euros si se compara con la situación de 2015. Pero aquí también hay brechas según el lugar en el que se viva. Y no son pocas. Este año, la frontera entre la Ciudad Real rica y la Ciudad Real pobre vuelve a situarse en la Avenida de los Descubrimientos de América. Los vecinos de la zona del barrio de Ciudad Jardín, los que viven entre el parque de Gasset y el pabellón ferial, declaran, por familia, ingresos de más de 51.000 euros al año. Per cápita, 18.300 euros. La crisis del COVID les incrementó esos ingresos en más de 700 euros. Los que menos ganan son sus vecinos de La Granja, con 22.433 euros de media, 7.500 per cápita. El coronavirus, aquí, además, hizo más pobres a las familias, que restaron 500 euros a sus ingresos. A los dos barrios les separa una calle.

Entre la Ciudad Real rica están también los vecinos del Torreón, Nuevo Parque y Los Rosales, todos con más de 45.000 euros de renta por familia. En la capital que menos gana, los del antiguo barrio de Padre Ayala, y los del entorno de la plaza de toros. 

Los barrios pobres fueron algo más pobres por la pandemia

Agudo, Puertollano, Terrinches, Carrizosa, Santa Cruz de los Cáñamos, Villanueva de la Fuente o Valdemanco del Esteras son municipios donde el Instituto Nacional de Estadística localiza algunos de los barrios más empobrecidos de la provincia, o donde menos ingresos declaran sus residentes. Algunos son zonas donde reside una población envejecida, pensionista, con bajos ingresos, lo que castiga a esos barrios a la hora de aparecer en ese ranking. En otros, la situación de abandono o marginalidad de los últimos años o décadas se ha traducido en la aparición de infravivienda y en un recorte de la renta de esa zona. Algo que el COVID-19 ha incrementado. Entre los 20 barrios de la provincia con menos ingresos, más de la mitad se empobrecieron. Declararon menos ingresos que el año anterior. Zonas de Almadén, Puertollano, Nalvalpino y La Solana están entre las zonas que más renta perdieron en el año del coronavirus. Eso sí, entre las zonas que más crecieron, al menos desde el punto de vista de la renta de sus habitantes, también destacan algunos que estaban por debajo de los ingresos provinciales. El que más aumentó su renta es el que coincide con la zona centro de La Solana: el COVID no impidió que sus ingresos crecieran, de media, casi un 20%, mientras que en Viso del Marqués hubo zonas con aumentos de la renta del 10 por ciento. En la capital, la que más crece es una de las más pobres, el barrio de plaza de toros y la zona frente a la puerta de Santa María.

Cuando el salario no es la primera fuente de ingresos en la familia

Los vecinos de cinco municipios de la provincia tienen en las pensiones la primera fuente  de ingresos. La mayor parte del dinero que entra en esos pueblos no es por salarios, sino por el cobro de estas prestaciones, como explica el INE, que señala a Valdemanco del Esteras, Navalpino, Fontanarejo, Hinojosas de Calatrava y Santa Cruz de los Cáñamos. Cinco de los municipios más envejecidos de la provincia y donde las pensiones juegan un papel determinante a la hora de hablar de riqueza en las localidades.

Lo normal, según la estadística, es que la principal fuente de ingresos sean los salarios. En Poblete, el 71% de los ingresos entran vía nómina; en Miguelturra, el 68%;y en Alcázar de San Juan, el 65%. Otra de las fuentes de ingreso que señala el INE es el de las prestaciones por desempleo. En la provincia hay un municipio donde el 10% de los ingresos brutos de sus vecinos depende de cobrar el paro, Terrinches, aunque también fue destacado, en 2020, el peso de esos ingresos en municipios como Montiel, Ruidera, Puerto Lápice o Puebla del Príncipe. En la capital, por ejemplo, ese porcentaje apenas supera el tres por ciento. En Ciudad Real, el 63% de los ingresos per cápita de sus vecinos llegan a través de salarios y un 20% por pensiones, un porcentaje este último que sube hasta el 26% en Puertollano, donde el peso en la balanza de los ingresos a través de las nóminas baja al 56,7%.