scorecardresearch

Reducir la brecha tecnológica

LT
-

La eurodiputada Cristina Maestre defiende en el Parlamento de la UE la política de cohesión para el fomento de las TIC en el ámbito rural

Reducir la brecha tecnológica - Foto: Javier Ródenas Pipó

El Parlamento Europeo debatirá el próximo 7 de marzo en sesión plenaria en Estrasburgo 'El papel de la política de cohesión en el fomento de una transformación innovadora e inteligente y de la conectividad regional en el ámbito de las TIC', es decir, cuál va a ser la estrategia de la Unión en los próximos años a la hora de fomentar las nuevas tecnologías más allá de los centros urbanos y de los grandes conglomerados empresariales. El informe, que será defendido por la eurodiputada española, la daimieleña Cristina Maestre, apela a los estados miembros «la necesidad de superar la brecha digital que sigue existiendo entre las zonas rurales y las zonas urbanas, y de aprovechar el potencial que ofrecen la conectividad y la digitalización en las zonas rurales mediante el desarrollo de una estrategia horizontal». Así mismo solicita a los Estados miembros que utilicen los recursos de la política de cohesión, la PAC y Next Generation EU para desplegar y «desarrollar un concepto de pueblos inteligentes después de 2020 que contribuya a la digitalización, el refuerzo del potencial económico, la innovación y la inclusión social en las zonas rurales y al empoderamiento de las comunidades rurales a través de proyectos adaptados para mejorar la conectividad».

En un documento de 26 páginas, la parlamentaria recuerda que «las estrategias de digitalización deben adaptarse al contexto rural y ejecutarse con la intervención y la participación de las propias comunidades rurales y la aplicación de las tecnologías digitales y robóticas en la agricultura» y subraya que el objetivo para 2030 de una transición hacia una agricultura sostenible «puede lograrse mediante la promoción de nuevas tecnologías, la investigación y la innovación y la transferencia continua de conocimientos al campo». 

El documento, que ya ha sido aprobado por el Comité de Desarrollo Regional casi por unanimidad, a excepción del voto de una parte de la ultraderecha, espera su ratificación y desgrana a través de varios puntos las motivaciones de cumplir la cohesión entre territorios, con el reto de la doble transición, superar la brecha digital; reclamar una digitalización inclusiva y justa, así como una digitalización de las pequeñas y medianas empresas y servicios públicos; y una promoción de las capacidades para la era digital.

pandemia. El texto también recoge las oportunidades que se han abierto con el COVID-19 y que han puesto aún más de relieve «la importancia de promover las tecnologías innovadoras para hacer frente a una realidad desconocida, y las políticas de cohesión deben desempeñar un papel crucial a este respecto». Por último, la digitalización debe considerarse como un complemento del mundo analógico o fuera de línea, y no como su opuesto. En última instancia, podemos lograr «un modelo híbrido en el que las posibilidades analógicas y digitales sean dos caras de la misma moneda en una Europa conectada y unida».