scorecardresearch

Solo 4 municipios tienen más jóvenes que mayores de 65 años

R. Ch.
-

Poblete, Pozuelo, Miguelturra y Tomelloso son la excepción en una provincia cada vez más envejecida. En la capital, cuatro de cada diez vecinos del epicentro de la zona de ocio del Torreón superan la edad de jubilación

Solo 4 municipios tienen más jóvenes que mayores de 65 años - Foto: Rueda Villaverde

Ciudad Real se hace mayor y los pueblos y las ciudades que la conforman, también. La provincia cuenta con los dedos de una mano los municipios donde no se repite una tendencia abrumadoramente generalizada: cada vez hay más gente mayor que jóvenes, lo que compromete la propia capacidad para 'reponer' la población, especialmente de los pueblos más pequeños, y que implica ya factores económicos sensibles. Por ejemplo, en febrero de este año, la provincia batió el récord de gasto en pensiones.

Europa ya ponía sobre la pista de este fenómeno hace unos meses. Eurostat prevé que allá por 2050 habrá más de 80 mayores de 65 años por cada 100 ciudadrealeños de entre 20 y 64. La edad media de los habitantes de la provincia escalará entonces a 55 años, cuando en 1977 era de 33. En los pueblos más pequeños, los de menos de 100 habitantes, la media de edad de los que viven allí roza ahora los 60 años y entre los de menos de 500, está por los 55. 

El reciente padrón municipal del Instituto Nacional de Estadística profundiza más en esa realidad demográfica. Con datos que analiza el Instituto de Estadística de Castilla-La Mancha, a fecha de 1 de enero de este año, solo cuatro municipios de la provincia tienen más menores de 16 años que mayores de 64. O lo que es lo mismo, en 98 pueblos y ciudades hay más jubilados que jóvenes. Eso es lo que pone de relieve la llamada tasa de envejecimiento. En la provincia por cada 100 menores de 16 hay 137 mayores de 64. Apenas en Poblete, Miguelturra, Pozuelo de Calatrava y Tomelloso esa balanza se inclina hacia el lado de los menores; en el resto de la provincia la realidad es que es más fácil cruzarse en la calle con un grupo de jubilados que con un grupo de niños o jóvenes. El punto extremo es el que se vive en localidades como Villanueva de San Carlos, Fuenllana o Solana del Pino. En la primera, por ejemplo, un pequeño pueblo de menos de 300 habitantes, hay solo tres menores de 16 años y 125 de sus habitantes tienen 64 o más años. 

En las dos últimas décadas hay poblaciones donde esa tasa de envejecimiento se ha dado la vuelta como un calcetín. Donde antes había más jóvenes ahora hay más mayores. Eso ha pasado en Almagro, Argamasilla de Alba, Bolaños de Calatrava, La Solana, Valdepeñas y también en la propia capital.

En Ciudad Real, el padrón indica que de las algo más de 75.000 personas que viven aquí, 13.500 han alcanzado ya su edad de jubilación y menos de 11.800 son niños y jóvenes menores de 16 años. En 2003, la relación era de 9.600 mayores por 12.200 jóvenes. 

Bajando al detalle de los distritos censales, el área que más mayores reúne de la capital es el Torreón. La zona de ocio por excelencia de la capital, justo en el meollo de las polémicas de ruidos con precintos de locales y denuncias por molestias fin de semana sí y fin de semana también es la que tiene un porcentaje de mayores más alto: casi el 40% de los vecinos de la calle Hidalgos y parte de Pozo Concejo, Mata y la avenida del Torreón tienen más de 65 años. El segundo distrito más envejecido, por cierto, es otro donde los problemas de ruidos por el ocio nocturno están a la orden del día: la zona del pasaje de General Rey;y la tercera, el centro neurálgico de la capital, la plaza Mayor y su entorno. 

Un centro geriatrizado y unas zonas exteriores jóvenes. Para encontrar el lado opuesto a los altos porcentajes de población envejecida del área central de la capital hay que irse a los barrios de la periferia. Entre los vecinos del entorno del hospital General Universitario de Ciudad Real están las tres áreas con menor edad media de la capital. Aquí, el porcentaje de mayores de 65 años apenas llega al cuatro por ciento.