scorecardresearch

20 años de magia

S. García Herráez (EFE)
-

'Harry Potter y la piedra filosofal' llegó al cine hace ya dos décadas tras el gran éxito de los libros que firma la británica J.K. Rowling

20 años de magia

Corría el año 2001 cuando, en noviembre, llegó a los cines Harry Potter y la piedra filosofal, la primera entrega de la saga de Harry Potter. Tras el éxito de los libros, con millones de ejemplares vendidos, la adaptación cinematográfica de J.K. Rowling desató una verdadera fiebre mágica hechizando al planeta.

Era 1990 cuando su autora empezó a escribir la trama del niño con gafas y una cicatriz en forma de rayo en la frente sobre una servilleta mientras tomaba un café en la cafetería Elephant House (Edimburgo), según cuenta la leyenda popular. Le costó cerca de seis años acabar de escribir el primer tomo.

La novela fue rechazada por varias editoriales, 12 concretamente, hasta que la británica Bloomsburry se decidió a publicarla el 26 de junio de 1997, un año más tarde llegaría a Estados Unidos. Tal fue el éxito que tuvo la historia del niño mago que Rowling vendió los derechos en 1999 de sus cuatro primeras entregas, marcando a toda una generación.

Aunque haya gente que sea un auténtico muggle (gente no mágica) y no haya visto las películas ni leído la saga, seguro que sí han oído hablar de las aventuras de los jóvenes magos que quieren acabar con «el que no debe ser nombrado» (Voldemort).

Harry Potter y la piedra filosofal narra la historia de un niño huérfano, Harry, que vive en el hueco bajo la escalera de la casa con sus tíos y su primo, los Dursley. Pero, su triste existencia da un vuelco absoluto cuando cumple 11 años y recibe la invitación para cursar los estudios de magia en el prestigioso Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería. Pese a la oposición de sus tíos, toma el tren que parte desde el andén 9 ¾ de la estación de King's Cross en dirección a Hogwarts para convertirse en estudiante de conjuros, hechizos y artes mágicas. Allí empezará a aprender las maravillas y los peligros que rodean el mundo de la magia, conocerá a compañeros inolvidables y se enfrentará a cara a cara con el mal como ningún otro mago ha tenido que hacer antes.

Chris Columbus, todo un experto en el cine familiar con éxitos como Solo en casa, fue el encargado de llevar a la gran pantalla el universo mágico de las dos primeras cintas de Harry Potter. Aceptó el encargo después de que su hija le insistiera constantemente y para el papel principal se eligió a Daniel Radcliffe, quien con tan solo 11 años estaba a punto de convertirse en una celebridad a nivel mundial, una fama que aún hoy le dura.