scorecardresearch

Una feria al gusto de casi todos

M. E.
-

Atravesado el ecuador de la semana grande, el baile del vermú triunfa en una agenda que gusta más a los jóvenes

Una feria al gusto de casi todos - Foto: Tomás Fernández de Moya

El baile del vermú, las noches en el recinto ferial, las fiestas de los jóvenes en el Quijote Arena, los animados 'mahouñaneos', los conciertos, los festivales, las actividades religiosas, la agenda deportiva, los pasacalles de los gigantes y cabezudos… La semana grande de Ciudad Real ya ha superado su ecuador y ha visto pasar por sus lugares más señalados a miles de personas de todas las edades y condiciones, tanto vecinos de la capital como venidos de fuera. Es un buen momento para ponerle una primera nota a esta Feria 2022, la más deseada tras los dos años de ausencia por la pandemia, ya sin restricciones por COVID, y que presentaba importantes novedades con respecto a ediciones pasadas, como el nuevo diseño de la 'jaima' instalada en la plaza Mayor, o el control de acceso -y con coste- de los más jóvenes a sus multitudinarios 'botellones'.

¿Aprueba la feria de Ciudad Real? Aprueba, y con nota alta, según la breve encuesta realizada por La Tribuna. La feria de día, con el vermú como estrella y su flamante toldo, es lo que más atrae a sus visitantes, por su ambiente y su singularidad, que evita que esta Feria sea como la de otros lugares. Incluso hay quien pide que el horario de cierre se alargue en el día, para poder empalmar con la feria de noche. También convencen los 'Mahouñaneos' en el centro de la ciudad, así como el ambiente en la feria de noche.

Pero no todo es fiesta, música y bebida. Los actos religiosos y la devoción por la Virgen del Prado también aparecen en las reflexiones de los asistentes a la Feria, aunque en este sentido se echa en falta una mayor presencia de participación de los más jóvenes en las actividades más tradicionales.

Una feria al gusto de casi todosUna feria al gusto de casi todos - Foto: Tomás Fernández de Moya

A mejorar. Esta Feria 2022 también tiene un amplio debe, con factores a mejorar de cara a futuras ediciones. Se palpa poca participación en otras actividades y hay quejas por los altos precios de las atracciones del recinto ferial, «excesivos para una familia», y se critica el «sacadineros» que supone el cobrar entrada a los jóvenes en el botellón del Quijote Arena. Una feria que necesita recuperar su cartel taurino, que podría tener «más bombo» fuera de los límites provinciales y cuya programación podría mirar más hacia las personas de más edad.

Sea como fuere, la gente está disfrutando de unos días que se echaban mucho de menos.
 

Más fotos:

Una feria al gusto de casi todos
Una feria al gusto de casi todos - Foto: Tomás Fernández de Moya
Una feria al gusto de casi todos
Una feria al gusto de casi todos - Foto: Tomás Fernández de Moya