Temor a la bajada de ventas por la peatonalización

Ana Pobes
-

Entrevista a Marga Romero, presidenta de la Asociación Local del Comercio

Marga Romero - Foto: Rueda Villaverde

Desde diciembre se encuentra al frente  de la presidencia de la Asociación Local del Comercio, un sector que pasa por un momento «crítico» a causa de factores como la competencia desleal, la venta on line y las altas temperaturas que se han registrado en los últimos días. Apasionada del emprendimiento, regenta junto con su hermana una tienda de ropa desde hace casi 20 años y desde niña ha conocido el sector de mano de sus abuelos y sus padres.  


Llegó a la presidencia de la Asociación Local del Comercio el pasado mes de diciembre. ¿Qué balance hace de todos estos meses?
Querer ofrecer las mejores actividades y que todos los asociados conozcan y estén satisfechos con lo que se hace en la asociación, que es complicado, sobre todo hasta que te adaptas. La verdad es que a día de hoy estoy muy contenta, y los momentos iniciales de nervios ya se han pasado, por lo que ahora toca luchar de la mejor manera para conseguir beneficios para el pequeño comercio.  


Entonces, ¿el comercio no tiene la salud que precisa?
No. El sector atraviesa una situación económica complicada y crítica. Por eso pedimos la unión de cara a conseguir proyectos como que nuestras calles tengan más alumbrado y que la mayoría de los establecimientos participen en iniciativas como la Alfombra Azul, que se desarrolla en Navidad con el sorteo de un gran premio entre los clientes. El pequeño comercio hace el pino para resistir. Se echan muchas horas y se calcula hasta el último céntimo para llegar a final de mes. ¿Qué es lo que deberíamos de hacer? Renovarnos, sí. Pero realmente hay muchos comercios que se han renovado y al final lo que vale es nuestra actitud positiva de querer atender a nuestros clientes de la mejor forma y con una sonrisa.

Y las condiciones meteorológicas de gran parte del mes, con temperaturas de hasta 30 grados, tampoco han ayudado a que el sector levante cabeza, ¿no?
Así es. No nos acompañan las temperaturas ni la situación económica, ya sea por no tener Gobierno o por miedo a perder un empleo estable. Por todo ello, siempre recalcamos la importancia de contar con un escaparate on line. El pequeño comercio tiene que valorar el trato personalizado que damos a nuestros clientes, el asesoramiento y los descuentos personalizados, algo que en las ventas on line es mucho más frío.  

Se propuso como objetivo el crecimiento y la promoción de actividades para los asociados. ¿Le ha dado tiempo a conseguir esas metas?
Estamos muy fríos. La unión hace la fuerza y si somos más, siempre se nos escuchará mejor en organismos como el Ayuntamiento, la Junta de Comunidades o la Diputación, a quien pediremos ayuda para el pequeño comercio, que está atravesando por un momento complicado. En el tema de las actividades ocurre algo similar. Cuando se decidió crear la asociación, la Feria del Stock estaba en pleno auge y Ciudad Real no tenía esa actividad, y ya estamos por la décimo novena edición. Hacemos otras iniciativas como cursos de formación y campañas como la de la Alfombra Azul, pero desgraciadamente son pocos los comercios los que deciden participar. Es triste que en Ciudad Real no se sepa aprovechar las oportunidades que se ofrecen.


Por culpa de la crisis, el comercio se ha visto realmente afectado y ‘tocado’, y se cierran más comercios de los que se abren. ¿Por dónde pasa el futuro del comercio?
Está un poco en el aire. Últimamente paseamos y solo vemos carteles de ‘se alquila’, ‘se vende’, ‘liquidación’ o ‘cierre de negocio’. Me encantaría decirle que se van a abrir nuevas puertas, pero a día de hoy es algo a lo que no tengo contestación. La gente, sobre todo la más joven, tiende a las plataformas, por lo que todos deberíamos tener un escaparate on line. Desconozco los comercios que han tenido que cerrar sus puertas en los últimos años, pero solo hace falta darse un paseo, por ejemplo, en la calle Calatrava.    
De ahí que hace unos días se pusiera en marcha la plataforma de venta on line The Neo Market. ¿Es primordial la visualización del pequeño comercio a través de estos escaparates?
Claro que sí. Con esta plataforma se da un toque de atención a todos los comerciantes a que participen en un escaparate on line . El objetivo de esta plataforma es que haya muchos sectores, mucha variedad de productos y se pueda atender al cliente en un tiempo relativamente pequeño para que éste no recurra a las grandes plataformas para acceder al mismo producto que quiere comprar. De momento, la iniciativa está funcionando bien pero hay que integrarse más, meter más producto y darle más movimiento. Evidentemente nunca vamos a llegar a ser un Amazon, porque eso sería inviable, pero sí es importante para Ciudad Real tener ese espacio en las redes, pues a día de hoy si no tienes visibilidad en internet al final estás de capa caída.

¿Es una forma de afrontar la competencia con las grandes superficies?
Por supuesto, sobre todo porque damos a conocer que el pequeño comercio también ofrece ese producto. A través de la visibilidad que le podemos dar en las redes podemos captar clientes sin tener una página de internet, pues al fin y acabo se puede contactar con ese establecimiento para comunicar la talla y el color que se necesita y entregárselo al cliente de la misma manera.

Aun así muchos son los comerciantes que ven internet como un enemigo y no como una ventaja.
Eso no debería de ser así. Internet debe ser una herramienta para transformar y actualizar el negocio.  Es una manera de ponerse ese cohete para sacar el negocio adelante. El problema es que vemos a nuestros propios compañeros como rivales y eso es un gran problema, deberíamos estar más unidos entre nosotros para ser más fuertes ante la administración. El miedo a que triunfe el resto y yo no, hace que seamos más pequeños, y para mantener un negocio no hace falta pisotear a nadie. La tasa de edad del comercio de Ciudad Real es media-alta, sobre todo de los autónomos, y entiendo que tengan miedo de no saber desenvolverse en las redes. Pero para eso está también la plataforma The Neo Market, cuyos profesionales que están detrás asesorarán y darán las pautas al comerciante para que nuestro negocio tenga también visibilidad. Aunque con ese objetivo también están los cursos formativos que se están llevando a cabo en la Cámara, en Fecir y en el Impefe con temas bastante interesantes.  

Una de las grandes controversias entre pequeños comerciantes y grandes superficies es el tema de los horarios. ¿Cómo ve la liberación de horarios?
El tema de los horarios es bastante complicado sobre todo partiendo de la base de que no hay turismo ni crecimiento empresarial en Ciudad Real y que no todos los comerciantes tienen trabajadores. El pequeño comercio no está dispuesto a trabajar los siete días de la semana, evidentemente porque también quiere tener su día de conexión y sería más fácil repartir horarios cuando se cuenta con trabajadores. No todo el mundo se va a unir a abrir sábado tarde y domingo, principalmente porque la mayoría son autónomos y no existe ese turismo potente, por lo que creo que la medida sería mucho más factible para las grandes ciudades en las que se cuenta con un turismo fuerte.  

Entonces, tampoco ve factible la apertura en Ciudad Real del pequeño comercio en días festivos.
No, creo que los asociados no estarían dispuestos. Sí es verdad que se abre en  días determinados como es, por ejemplo, en Navidad pero son cuatro días en los que el 70 por ciento de la campaña del año se hace en esta época, por lo que seríamos muy bobos si no abriéramos en estas fechas.  

El equipo de Gobierno peatonalizará varias calles del centro. ¿Cree que la medida puede llevar a reducir aún más las ventas en el sector como ha ocurrido, por ejemplo, con Madrid Central’?
Éste es un tema muy complicado porque unos están a favor y otros en contra. Los comerciantes a los que se les peatonalizará su calle tienen el miedo de que sus ventas vayan a disminuir como ha ocurrido en Madrid, donde algunos se han ido a otra calle con tránsito de tráfico. A la gente le gusta ir con el coche a todos los lugares y no cargar con las bolsas, por lo que la peatonalización debe ser interesante, atractiva y agradable para el consumidor además de contar con una buena iluminación. Ahora, el temor del comerciante afectado está en cuántos meses tendrá levantada la calle por obras y si le influirá en campañas como la de Navidad o la de bodas y comuniones.

La Navidad está a la vuelta de la esquina. La campaña navideña sigue siendo una de la épocas más fuertes para el sector. ¿Qué iniciativas se pondrán en marcha para impulsar las ventas?
Principalmente la campaña de la Alfombra Azul, en la que pueden participar asociados y no asociados, pero desde la asociación se ha pedido al Ayuntamiento una mayor iluminación porque las calles están penosas en cuanto alumbrado. Si las grandes franquicias y el pequeño comercio apagara la luz de su escaparate, Ciudad Real estaría a oscuras. Por eso, se ha pedido poner más luces navideñas en tramos de la calle Alarcos, Postas, Morería, Montesa, Hernán Pérez del Pulgar, Calatrava y avenida del Rey Santo.

Y después… llegan las rebajas. ¿Cree que se ha descafeinado una de las campañas más importantes con esos descuentos continuos durante todo el año?
Las rebajas antes se esperaban con  gran alegría y multitud de gente esperaba a las puertas su apertura. Era una venta desbordante pero por desgracia se ha terminado por esas ofertas constantes en tiendas y plataformas, y a día de hoy las rebajas duran diez días como máximo. El pequeño comercio no puede vivir de las rebajas ni de liquidaciones  continuas  porque realmente estaríamos cavando nuestro propio hoyo.

El presidente de Fecir, Carlos Marín, durante la Feria del Stock abogó por la necesidad de crear una Federación Provincial del Comercio fuerte y que fuera presidida también por usted. ¿Se atrevió a coger el guante de Marín?
El proyecto se ha puesto encima de la mesa. Me encanta el emprendimiento y tengo muy pocos miedos, por lo que sería maravilloso que dentro de esa federación se pudiera plantear iniciativas para que nuestros negocios fueran en auge. Carlos Marín me puso en un compromiso y aún no me he sentado con él para abordar el tema, por lo que todavía no he tomado ninguna decisión al respecto.