"El aplazamiento trastoca todo nuestro trabajo"

Eduardo Gómez
-

Míchel Carrilero, técnico del CD Manchego, muestra su preocupación por la decisión de Sanidad que les obliga a parar diez días los entrenamientos, lo que ha provocado el aplazamiento del duelo del domingo ante el Calvo Sotelo

Míchel Carrilero, entrenador del CD Manchego. - Foto: Rueda Villaverde

Míchel Carrilero, entrenador del Club Deportivo Manchego, se ha mostrado preocupado por la decisión de Sanidad que les obliga a parar diez días los entrenamientos. Tras el choque del pasado domingo en Don Benito dos futbolistas del club extremeño dieron positivo, lo que el Manchego comunicó siguiendo el protocolo a Sanidad, Federación Española y Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha. Tras someterse toda la plantilla a pruebas PCR, apareció un caso positivo y el jueves por la noche Sanidad ordenaba el aislamiento de todos los que habían participado en ese encuentro durante díez días a contar desde ese domingo, lo que a su vez llevó al club a pedir el aplazamiento del partido de este domingo ante el Calvo Sotelo Puertollano, previsto para este domingo a las 17 horas en el Polideportivo Juan Carlos I, correspondiente a la primera jornada de Liga. Una petición que el Juez Único de Competición de la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha ha estimado atendiendo la decisión de la Delegación de Sanidad de Ciudad Real del aislamiento domiciliario durante diez días de la plantilla por la aparición de ese caso positivo, tal y como ha hecho oficial este viernes.

Para el entrenador madrileño, esta situación "nos trastoca todo. Van a ser diez días sin poder entrenar y a ver qué pasa entonces con todo el trabajo que habíamos realizado en la pretemporada. A los jugadores se les va a mandar un plan de trabajo especial, pero no tendrá nada que ver con entrenar de forma conjunta", explicó. En el mejor de los casos el Manchego podrá entrenarse desde el jueves de la semana que viene, por lo que el tiempo para preparar el choque de la segunda jornada en Manzanares será realmente escaso.  Antes de una primera fase clave y donde habrá muy poco margen de error, Míchel alerta que esta liguilla "es una competición al esprint y no hay margen para especular. Yo tengo mucha fe en esta plantilla y sé que estas dificultades nos van a hcer más fuertes".

Al margen de esta complicada situación, Míchel Carrilero ha hecho un balance de la pretemporada de su equipo y la valoración es positiva: "En este tiempo de preparación se ha ido viendo nuestra identidad y filosofía. Somos un equipo que hace muchas ocasiones y al que le crean pocas. Es verdad que hemos recibido goles a balón parado y éste es un aspecto en el que hay que mejorar y en el que estamos trabajando, porque necesita un tiempo de adaptación. El domingo en Don Benito ya se vio a un equipo más sólido en este aspecto".Con la plantilla que el club ha logrado confeccionar el madrileño está "satisfecho porque el club ha hecho un gran trabajo" y al respecto de la incorporcaión de jóvenes canteranos como Mario Curro o Lancha ha dejado claro que "no miro el DNI de la gente. Los chicos se han ganado el derecho de jugar en el equipo de su ciudad y para mí es un orgullo que haya jóvenes que quieran defender la camiseta del Manchego".

"El aplazamiento trastoca todo nuestro trabajo" - Foto: Rueda Villaverde

Sobre el grupo que le espera en esta primera fase, con los otros cuatro equipos de la provincia (Calvo Sotelo, La Solana, Almagro y Manzanares), más el Quintanar del Rey y los representantes de Albacete (Atlético Albacete, Atlético Ibañés, La Roda, Almansa y Huracán de Balazote), Míchel señaló que "todos vamos a querer estar lo más arriba posible. Como era nuestro primer rival al que más conozco es al Calvo Sotelo. Es un conjunto sólido que lo está haciendo muy bien en la Copa Federación y creo que está llamado a estar arriba. Es un grupo muy reducido y todos partimos con las mismas opciones. Hay que ir día a día porque el que mejor se adapte a todos estos contratiempos que pueden ir surgiendo va a tener mucho camino hecho".