Santo Tomás de Villanueva aguarda a los pies del altar

Pilar Muñoz
-

La Hermandad de Pilatos ha cedido el paso para la procesión, hoy a las 12.00 desde la Catedral, y la del Ave María se ha encargado del montaje y ha aportado los candelabros de la Virgen

Santo Tomás de Villanueva aguarda a los pies del altar - Foto: Rueda Villaverde

La venerada imagen de Santo Tomás de Villanueva aguarda desde ayer a los pies del altar de la Catedral prioral para salir en procesión con motivo de su festividad.
Santo Tomás de Villanueva, padre agustino que nació en Fuenllana en 1486 y murió en  1555 en Valencia cuando era arzobispo, es el patrón de la Diócesis de Ciudad Real. Su imagen,  obra de los escultores valencianos José María Rausell y Francisco Llorens, se venera en la capilla del Santísimo de la Catedral y ayer fue trasladada a los pies del altar mayor para acercarla aún más  a los fieles y prepararla para la procesión que se celebra hoy, a las doce de la mañana, por las calles adyacentes del templo catedralicio.
La imagen de Santo Tomás de Villanueva será portada por sacerdotes de la Diócesis y seminaristas.  Tras la procesión, el obispo Gerardo Melgar oficiará una solemne misa en la Catedral de Ciudad Real.
Santo Tomás de Villanueva aguarda a los pies del altarSanto Tomás de Villanueva aguarda a los pies del altar - Foto: Rueda VillaverdeLas hermandades. La Hermandad del Ecce Homo (Pilatos) ha cedido el paso para la procesión de Santo Tomás de Villanueva y la Hermandad Ave María (Dolorosa de la Catedral) se ha encargado del montaje y ha aportado los candelabros de la Virgen.
La diócesis invita a los ciudadrealeños a participar en los actos organizados con motivo de la festividad de Santo Tomás de Villanueva. Precisamente, desde al pasado día 1 y hasta el 12 de octubre se puede visitar una exposición sobre  el santo agustino en el Museo Diocesano de Ciudad Real, de 10.00 a 14.00 horas por la mañana y de 18.00 a 20.00 horas por las tardes.
Santo Tomás de Villanueva, padre de los pobres, fue un notable formador y reformador del clero. Cuentan que la puerta de su casa solariega siempre estuvo abierta para socorrer a los necesitados. «Siendo muy niño volvió a casa varias veces vestido de harapos porque su ropa la había entregado a los pobres; otro día, estando solo en casa, ante la petición angustiosa de unos necesitados, y no teniendo nada que ofrecerles, fue entregando, uno a uno, los pollos que había en el corral». De ahí el sobrenombre de padre de los pobres. Por ello, se le representa vestido de agustino (su orden) y con los atributos pontificales (capa pluvial, palio, báculo y mitra), con una bolsa en la mano y entregando unas monedas a los pobres. La imagen del santo obra de Rausell y Llorens, que se venera en la Catedral de Ciudad Real, lleva una moneda en la mano.