Dar tiempo al paciente

Hilario L. Muñoz
-

El hospital ultima el nuevo espacio de preparación de citostáticos con el que se busca reducir las horas que deben pasar las personas afectadas de cáncer cuando reciben los tratamientos de quimioterapia

Dar tiempo al paciente - Foto: Rueda Villaverde

El control es máximo en las nuevas instalaciones del Hospital General Universitario de Ciudad Real. Ninguna puerta se puede abrir si antes no se cierra por la que se ha entrado, para guardar la presión de cada espacio. En días, cuando se firme la última documentación y se pongan en funcionamiento, solo los sanitarios podrán acceder a este nuevo espacio del centro sanitario. Se trata de la sala para preparar citostáticos, los medicamentos dedicados a la quimioterapia y que se ha construido en el espacio más cercano posible de donde se dan los tratamientos para el cáncer, el hospital de día del centro sanitario.
La intención es acercar al máximo este espacio de producción de medicamentos con el doble objetivo de mejorar su seguridad y acortar, aunque sea en unos minutos, el tiempo de espera de los más de 1.000 pacientes que cada año reciben los preparados hechos en este espacio. Su estancia en el hospital cada día de sesión puede durar horas, puesto que no reciben solo uno sino varios preparados de forma continua. En 2018 se crearon hasta 20.500 de estos preparados y cada uno implica entre cinco y diez minutos de preparación. A esa preparación se suma la visita al oncólogo, la redacción y preparado del tratamiento.
Hasta ahora estos medicamentos se realizaban en el área de Farmacia, ubicada en la planta baja del hospital y a varios centenares de metros de este espacio. La nueva sala de citostáticos se sitúa en el centro del tratamiento y posibilita además que dos personas se encuentren preparando los compuestos químicos a la vez, al ampliar la zona de trabajo. No se trata de ampliar la atención sino de acelerar el proceso en momentos donde hay picos de demanda, recordaron Marta Rodríguez, jefa de Servicio de Farmacia, y Pilar Vicente, farmacéutica del Hospital de Día. Por ejemplo el año pasado se atendieron a 1.639 pacientes, que supusieron 5.675 tratamientos.
Dar tiempo al pacienteDar tiempo al paciente - Foto: Rueda Villaverde«Es una forma distinta de trabajar porque estamos situados donde se encuentre el paciente y hace que las relaciones con el equipo cambien radicalmente tanto con los profesionales como con los pacientes que saben cuál es nuestra actividad», comentó Pilar Vicente.
La apertura en unas semanas de este espacio permitirá al servicio de Farmacia del hospital dejar libre más tiempo la zona de preparados y traer a un espacio más seguro el preparado de aquellos medicamentos que ahora se realizan en planta, indicó la jefa del servicio de Farmacia, Marta Rodríguez. «Son medicamentos que se han calificado últimamente de peligrosos» y que, por lo tanto, se deben preparar en un espacio con la seguridad que otorga una zona estanca, con bandeja para humos y con esos controles de acceso a las salas.
Hay que tener en cuenta que una sala de citostáticos es una zona A, lo que implica «un protocolo muy exhaustivo de cumplir tanto de las salas como de los operarios» para que todo el proceso sea estéril. Por ejemplo, los medicamentos se entregan por un sistema de exclusas, que impide los cambios de presión, al igual que la documentación o cualquier elemento externo. En el nuevo espacio trabajarán tres enfermeras y dos farmacéuticos a los que se suma el personal de sala que será el encargado de dar con la mayor celeridad el tratamiento al paciente para evitar que pase más tiempo del necesario en el hospital.
Dar tiempo al pacienteDar tiempo al paciente - Foto: Rueda Villaverde 


Más fotos:

Dar tiempo al paciente
Dar tiempo al paciente - Foto: Rueda Villaverde
Dar tiempo al paciente
Dar tiempo al paciente - Foto: Rueda Villaverde
Dar tiempo al paciente
Dar tiempo al paciente - Foto: Rueda Villaverde
Dar tiempo al paciente
Dar tiempo al paciente - Foto: Rueda Villaverde