scorecardresearch

Pólvora en agradecimiento

Ana Pobes
-

Villarta de San Juan honra a su patrona, la Virgen de la Paz, con el lanzamiento al cielo de 200.000 cohetes por las promesas cumplidas. Una festividad declarada de Interés Turístico Regional que busca el rango de nacional

No hay festividad en Villarta de San Juan que no se celebre sin petardos y cohetes. La localidad no contempla un tipo de celebración sin este tipo de artefactos pirotécnicos, y hoy, fiesta en honor a la patrona, la Virgen de la Paz, fue un  ejemplo de ello. Este día, el cielo acoge 200.000 cohetes en agradecimiento a la patrona por las promesas cumplidas. Es la manera que tienen los villarteros de expresar su devoción y agradecimiento a la Virgen de la Paz con una fiesta única y singular que se remonta al año 1369 donde el momento más esperado es cuando, sobre las tres y media de la tarde, llega la 'operación 2000'. En ese instante se lanzan dos mil docenas de cohetes en un minuto. 

Aunque el estruendo ya comienza a estallar en los tímpanos horas antes, en la plaza de la ermita. Sobre la una de la tarde, un estallido rompe el silencio de los vecinos que esperan a la Virgen de la Paz. Los acordes del himno de España, interpretados por la Banda de Música Villaharta, anuncian que la patrona ya está en la calle. La Asociación de Jubilados y Pensionistas lanzan dos palomas blancas y los vecinos globos blancos en señal de paz. Los carrizos comienzan a caer como señal de que las oraciones han sido bien recibidas, y lo harán durante un trayecto de unos 500 metros, hasta que la Virgen llega la iglesia nueva, que dura unas tres horas. Tiempo en el que no deja de sonar el ruido de la fe.  

La alcaldesa de Villarta de San Juan, Irene Ruiz, asegura que la localidad vive este día «especial» con «intensidad e ilusión». Un día marcado en el calendario de todos los villarteros y en el que «no solo se congregan vecinos de Villarta sino también de otras muchas localidades cercanas para vivir un día tan emocionante y bonito» y que este año se ha celebrado con dos importantes novedades: La eliminación de restricciones por el COVID-19 y el 50 aniversario de la 'Operación 2000'. 

Pólvora en agradecimientoPólvora en agradecimiento - Foto: Tomás Fernández de MoyaUn total de 28 peñas se encargaron ayer del lanzamiento de cohetes en esta fiesta declarada de Interés Turístico Regional y por la que el Ayuntamiento trabaja para elevarla a nacional. Monos azules, blancos, amarillos, verdes, negros... Toda una infinidad de tonalidades que representan a cada una de las peñas. Los coheteros, protegidos con gorros, guantes y botas, se convierten junto a la Virgen y la pólvora en los principales protagonistas de esra festividad. Y eso lo saben muy bien Alba Pastor y Paula Camacho, amigas y primas, quienes enfudadas en el mono amarillo de la peña Pazífica reconocen que el que nace en Villarta lleva en la sangre la Virgen pero también, y con mucho respeto, la pólvora, que «cada año atrae a más mujeres». 

Muy cerca de ellas se encuentra Jesús Yepes, que al igual que el resto de coheteros lleva prendido en el cuello el carné que le autoriza a lanzar los artefactos pirocténicos tras haber recibido una formación.  Un elemento «imprescindible», reconoce, para poder acompañar a la Virgen con la pólvora y agradecer a la patrona todas las promesas que se le hicieron, miles por la cantidad de veces que estalla el cielo. 

Más fotos:

Pólvora en agradecimiento
Pólvora en agradecimiento - Foto: Tomás Fernández de Moya
Pólvora en agradecimiento
Pólvora en agradecimiento - Foto: Tomás Fernández de Moya
Pólvora en agradecimiento
Pólvora en agradecimiento - Foto: Tomás Fernández de Moya
Pólvora en agradecimiento
Pólvora en agradecimiento - Foto: Tomás Fernández de Moya
Pólvora en agradecimiento
Pólvora en agradecimiento - Foto: Tomás Fernández de Moya
Pólvora en agradecimiento
Pólvora en agradecimiento - Foto: Tomás Fernández de Moya
procesión de la festividad de las paces en Villarta de San Juan, las paces
procesión de la festividad de las paces en Villarta de San Juan, las paces - Foto: Tomas Fernandez de Moya