scorecardresearch

Triunfal homenaje a 'Calatraveño' en Bolaños

Rafel Zaldívar
-

Noble encierro de Víctor y Marín y salidas en hombros de la terna

Todos a hombros. - Foto: R.Z.

Era obligado estar en el homenaje a 'Calatraveño'. Sobre todo para aquella generación que en vez de aprendernos alineaciones de tal o cual equipo, memorizábamos las cuadrillas del 'Calatraveño', Paco Alcalde, Sánchez Puerto o Lorenzo Manuel Villalta. A caballo, Ramón Lorente y 'Canales' –recitábamos entre los propios aficionados- y a pie, José María Aragón, Modesto Prado, y José Ignacio de La Serna. Con ella, recorrió la 'piel de toro' y puso a Bolaños de Calatrava en el mapa taurino. Nunca olvidaremos aquellas tardes de Las Ventas o las celebradas en los ruedos de la provincia de la mano de sus apoderados Curro Caro, Manolo Márquez o de 'El Exquisito'. Ni de su peña, empezando por su presidente y paisano Mariano Adrados, o de Rafael Martínez, que la llevó a la cima. Y por supuesto, del secretario Diego del Moral, artífice de muchos logros en torno a la figura de José Ruiz Baos; o de la familia Rubio, o de los ganaderos de 'Pinos Bajos'…o de 'Uno del Tendido', y 'Un aficionado del 5', que siempre estuvieron al lado del torero.

El festejo, apenas se cubrió media plaza, estuvo representado en el terreno ganadero por una corrida del hierro de Víctor y Marín, bien presentada y con la nobleza como nota general. Si acaso, le faltó algo de 'carbón', para ser completa. El lote de Tendero fue el mejor, sin desdecir el primero de Puerto, o el segundo de rejones, que colaboró en todo momento con el joven Moura. ¡Ojo! que se nos antoja que a partir de ahora, la familia Lasanta-Marín, van a lidiar mucho más de lo que han hecho hasta ahora. Y nosotros que nos alegramos.

Tras la caída de Aranda, se buscó una solución de compromiso en la figura de un rejoneador como es Miguel Moura, que estuvo correcto en sus dos oponentes, aunque pecara de frialdad y de dejar la lidia en manos de los auxiliadores. En el primero, un animal bajo, degollado, clavó en lo alto el segundo rejón, tras lo cual puso tres banderillas arriba buscando el encuentro frontal. Dos cortas para calentar a la parroquia y un rejonazo contrario de efecto rápido, Oreja del noblote enemigo. En el cuarto, rejonazo arriba, toreando a caballo, pero muy 'académico' todo. Le cuesta un mundo 'embraguetarse' con el toro. El rejón contrario no falla y el colorado, playero y con romana como toda la corrida, tampoco. Otra oreja para el lusitano.

Una foto de Calatraveño en la fachada de la Plaza.Una foto de Calatraveño en la fachada de la Plaza. - Foto: R.Z.

En lidia ordinaria, salieron varios toros 'playerones' como el castaño de Tendero y el quinto de Puerto. Este último recetó buenas verónicas de saludo a su primero, intercaladas con chicuelinas y cerradas con media en el centro del anillo. Un puyazo fuerte le hizo sangrar hasta la pezuña; tras el incidente de las banderillas que no clavaban, puso dos buenos pares Luis Miguel Amado. Noble el astado, se quedó corto enseguida, trazando Víctor Puerto una faena en sus comienzos por alto, para seguir en series por redondos y naturales. La estocada quedó arriba y el espada fue orejeado. En su segundo, 'un tío', con amplia encornadura, dos verónicas y media en el saludo. Tres pares aplaudidos y brindis a los hijos de 'Calatraveño'. Una primera serie tanteando al toro que tomaba la muleta a 'regañadientes' y escarbaba. Poco celo y apagado. Puerto lo exprimió al máximo y tras dos pinchazos consiguió la mejor estocada de la tarde. El público pidió la oreja y fue concedida entre aplausos.

El mejor lote fue a parar a las manos de Fernando Tendero, que estuvo serio, centrado y entendiendo a la perfección a sus dos oponentes. Al berreón tercero, un castaño con muchos kilos, lo recibió el de Villarta, con un farol de rodillas y lances valientes. Tras el puyazo, y los tres pares de banderillas, comenzó con muletazos por bajo cerrados con el obligado de pecho. El de 'Pinos Bajos', tenía fijeza y nobleza, y la faena fue a más, sobresaliendo un par de tandas al natural. Molinete de rodillas, redondos y uno por bajo, reunidos y con gusto. Doblones finales aplaudidos en una labor centrada y muy de verdad. Tenía los dos trofeos pero la estocada cayó baja. Oreja. En el sexto, blando, pero de juego más claro, se comía al caballo en el único puyazo. Saludó la cuadrilla con los rehiletes. Tendero dio los mejores naturales de la tarde, sin dejarse enganchar las telas en una faena completa y sentida. Mérito, mucho mérito tuvo este torero al que se le ve muy dispuesto y escalando peldaños en su carrera. Mató de estocada tendida y cortó otro apéndice.

Al final del minuto de silencio, nuestro compañero Ignacio Rubio-amigo personal del diestro- lanzó un 'Gloria a Calatraveño', que fue ovacionado desde el tendido. ¡Gloria al toreo!

 Puerto y Tendero, con los hijos de Calatraveño. Puerto y Tendero, con los hijos de Calatraveño. - Foto: R.Z.

Un momento de la lidia.
Un momento de la lidia. - Foto: R.Z.